Las cajetillas de 'Fortuna', 'Nobel' y 'Ducados Negro' suben 25 céntimos

Las dos primeras suben de 3,85 euros a 4,10 euros y la segunda, de 3,95 euros a 4,20 euros

El precio de las principales marcas de cigarrillos de Altadis, entre las que destacan 'Fortuna', 'Nobel' y 'Ducados Negro', subirá a partir de este martes 25 céntimos de euro como consecuencia del nuevo marco fiscal aprobado por el Gobierno, según la resolución del Comisionado del Mercado de Tabacos publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

En concreto, 'Fortuna', la marca de cigarrillos rubios "más relevante" de la tabaquera, y la cajetilla dura de 'Nobel' suben de 3,85 euros a 4,10 euros. Por su parte, 'Ducados Negro', líder del mercado en su segmento, se encarece de 3,95 euros a 4,20 euros.

Otras marcas de la empresa aumentarán su precio en 20 céntimos, como 'Ducados Rubio', 'Gauloises' o 'JPS American', que pasan a costar 3,95 euros por cajetilla, frente a los 3,75 euros actuales.

La compañía comunicó ayer al Comisionado para el Mercado de Tabacos los nuevos precios. El director de Asuntos Corporativos y Legales de Altadis, Jaime Gil-Robles, ha señalado que este incremento en los precios "refuerza el compromiso" de la compañía para "contribuir a estabilizar la situación en el mercado nacional".

Así, hizo hincapié en que Altadis es "la única empresa tabaquera con centros industriales en España, la que mayor número de puestos de trabajo tiene y la que, desde hace años, más tabaco compra a los agricultores extremeños".

SECUNDA A PHILIP MORRIS.

El movimiento de Altadis se produce después de que Philip Morris subiera el pasado jueves en 25 céntimos el precio de sus principales marcas de cigarrillos, entre ellas 'Marlboro', 'Chesterfield' y 'L&M'. En el sector se espera que el resto de tabaqueras 'muevan ficha' en los próximos días.

Tras los cambios aplicados por el Ejecutivo, la industria ya auguraba alzas en las cajetillas de cigarrillos de entre 20 y 25 céntimos, al considerar que la modificación del impuesto sobre las labores del tabaco suponía un aumento de la presión fiscal.

En concreto, el Gobierno ha bajado el tramo 'ad valorem' del 57% al 55%, al tiempo que ha elevado el tipo específico desde 12,7 euros a 19 euros por cada 1.000 cigarrillos, mientras que el impuesto mínimo se mantiene en 116,9 euros por cada 1.000 unidades.

Según fuentes del sector, el hecho de que no se haya actualizado el impuesto mínimo "aumenta la brecha" con las marcas más baratas.