Las algas de Serones obligan a mantener las medidas de suministro de agua en Ávila

A pesar de que los embalses que abastecen a la ciudad de Ávila se encuentran casi llenos se seguirá captando el agua desde Fuentes Claras. Aqualia ha propuesto varias soluciones si la renovación de agua, que ya ha empezado, no basta para eliminar la plaga de algas.

La imprevista población de algas que puebla el embalse de Serones sigue siendo el principal problema de las reservas de agua de la ciudad de Ávila, que según ha informado este jueves la portavoz del Ayuntamiento, Patricia Rodríguez, alcanzan ya el 98,75% de su capacidad.

 

Las precipitaciones del último mes han resuelto el problema de escasez en los embalses que abastecen a la ciudad y Fuentes Claras está al 100%, Becerrril al 92,95% y Serones al 99,95%. Sin embargo las algas que invaden este último, debido a las altas temperaturas registradas este invierno y el estancamiento, continuan afectando al sabor y olor del agua, aunque no la potabilidad, por lo que se mantendrá por el momento la captación de Fuentes Claras.

 

Se trata de un problema que no se había dado nunca antes en Ávila y cuya solución podría llegar sola, ya que Serones comenzó a renovar el agua el pasado 14 de abril y este proceso podría acabar con las algas por si mismo. Sin embargo, y en previsión de que se dilate, Aqualia ha propuesto este jueves varias soluciones para estudiar en la Mesa de la Sequía que pasarían por las instalación de filtros de carbono o el uso de ultrasonidos y que tendrían un coste entre 200.000 y 400.000 euros.

 

Desde el Consistorio informan de que hasta que este problema se solucione se mantendrán las medidas de restricción vigentes. La portavoz, Patricia Rodríguez, ha pedido a los abulenses "un consumo responsable del agua" hasta que se restablezca la normalidad.