La vida sigue igual: 'pole' para Rosberg; Sainz y Alonso, octavo y duodécimo

El Gran Premio de China dejó al actual campeón, Hamilton, en la última plaza de la parrilla, por un problema en su motor.

El piloto alemán Nico Rosberg (Mercedes) ha logrado su primera pole de la temporada tras marcar el mejor tiempo en una accidentada sesión de calificación este sábado en el Gran Premio de China, mientras que los españoles Carlos Sainz (Toro Rosso) y Fernando Alonso (McLaren) saldrán octavo y duodécimo, respectivamente, y el vigente campeón del mundo, el británico Lewis Hamilton (Mercedes), lo hará desde la última plaza de la parrilla tras sufrir un problema en el motor.

  

La presencia de agua y charcos en la pista de Shanghái, a pesar de la ausencia de lluvia durante la sesión, motivó nada más iniciarse la calificación que el alemán Pascal Wehrlein (Manor) se estrellase contra el muro después de patinar, con el neumático superblando, en la recta de meta. Así, ondeó la bandera roja.

  

Mientras, el resto de pilotos apostaba por el neumático intermedio, que mostró mejores prestaciones pero tampoco se libró del aquaplanning. Sin nada que ver con el agua, la sorpresa del día saltó ya en la Q1. El 'poleman' de las dos primeras citas del Mundial, Hamilton, tuvo un problema con el ERS y ni siquiera pudo hacer una vuelta cronometrada, por lo que quedó eliminado en el primer corte.

  

De él lograron librarse los McLaren; el asturiano Fernando Alonso, que comenzó la sesión con neumático usado para reservarse los juegos nuevos, superó la primera ronda después de realizar solo una vuelta, mientras que el británico Jenson Button marcó el cuarto mejor tiempo en la Q1. Sin embargo, en la Q2 no aguantaron más y confirmaron que saldrá duodécimo y decimotercero, respectivamente.

  

Antes, la Q2 quedó parada en el último minuto y medio con una nueva bandera roja provocada por el alemán Nico Hülkenberg (Force India) al soltarse una rueda de su monoplaza. Mientras, el brasileño Felipe Massa (Williams) se quedaba fuera de la Q3.

  

Para la definitiva parte de la sesión, Rosberg montó neumáticos blandos -con los que deberá salir en carrera- dispuesto a marcar el mejor tiempo, sin la amenaza de su compañero de equipo. Lo consiguió con un tiempo de 1:35.402.

  

Sin embargo, los Ferrari plantaron cara. El alemán Sebastian Vettel se la jugó a una vuelta y se quedó fuera del podio de la sesión al cometer un error que le costó ocho décimas. El fallo del tetracampeón no lo desaprovechó su compañero, el finlandés Kimi Räikkönen, que aún así se quedaba a medio segundo de Rosberg. La sorpresa la dio el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), que logró superar a los Ferrari y saldrá segundo, entre el germano y el escandinavo.

  

Por su parte, el madrileño Carlos Sainz realizaba una gran Q3 en la que finalmente confirmó su octavo puesto en la parrilla de salida del domingo en Shanghái, justo por delante de su compañero de equipo, el holandés Max Verstappen.