La vida, firme y sin vaivenes

(Foto: Chema Díez)

La mesa de vacuno de vida optó por una nueva repetición de los precios con el fin de evitar los bandazos que despistan al sector.

La mesa de vacuno de vida se olvida de sus ya famosos bandazos, al menos por el momento. Los vocales optaron por una repetición pese al buen mercado que contó con menos cabezas de las habituales, con 773 animales.

 

El recinto también acogió a nuevos compradores que animaron la mañana desde el principio hasta el final aunqu el sector comprador siguió haciendo una mención especial en las operaciones que se realizan en el campo, 'olvidadas' en la mesa de vacuno de vida.

 

Los precios siguen firmes, pero pese a que se barruntaba subida, se optó por la prudencia a la espera de nuevos mercados y semanas.

 

Por su parte, la mesa de vacuno de carne, como ya es tradición, no faltó a la cita de una nueva repetición por la estabilidad de los mercados pese a que las hembras "están un poco peor que los machos", pero existe un gran equilibrio entre oferta y demanda.

 

CEREAL, A LA BAJA; OVINO, ESTABLE

 

En el resto de mesas, pocos movimientos. La de cereales varió tímidamente sus precios con una cotización a la baja de la cebada, la avena y el centeno con un euros menos, con una repetición de los trigos panificable y de pienso, el maíz y la paja.

 

Garbanzos y lentejas cotizaron cinco euros a la baja.

 

La mesa de porcino, 'estancada' en una repetición (Foto: Chema Díez)

 

En el ovino y el porcino muy poco que contar ya que se produjo una nueva repetición de los precios por la estabilidad de los mercados y el equilibrio entre oferta y demanda.