La vida en España del colaborador de Coulibaly: mujeres, whisky, armas y tráfico de hachís

Amédy Coulibaly

Amar Ramdani está reclamado por la Audiencia Provincial de Málaga para ser juzgado en una causa por la que le piden 13 años y medio de cárcel.

Las autoridades francesas investigan a un individuo llamado Amar Ramdani, actualmente preso en Francia y acusado de haber colaborado con el yihadista Amedy Coulibaly en los atentados de Paris del pasado enero. Según han confirmado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista se trata de la misma persona que pasó años en España donde cuenta con varios antecedentes policiales.


Ramdani, de hecho, está procesado en España en el sumario 1006/2006, una causa por tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas cuyo juicio está previsto que empiece pasado mañana en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Málaga con la ya confirmada ausencia de este acusado.

La Justicia gala sospecha de que esta persona tuvo algo que ver con los atentados de París por su fluida relación con Coulibaly. La Fiscalía de París tiene información de que Ramdani y Coulibaly se conocieron entre 2010 y 2013 en la prisión de Villepinte, en las afueras de la capital francesa, y que llegaron a intercambiar 600 mensajes de texto entre septiembre de 2014 y enero de 2015.

COULIBALY TAMBIÉN ESTUVO EN ESPAÑA

La huella de Coulibaly también estuvo presente en España. Los expertos en la lucha antiterrorista comunicaron a sus colegas franceses que este terrorista cruzó España el pasado 2 de enero en un Seat Ibiza alquilado para llevar a su mujer al aeropuerto de Barajas y que tomase un vuelo a Turquía desde donde cruzó a Siria para integrase en Estado Islámico. En el registro de llamadas realizadas por Coulibaly con su teléfono móvil durante su presencia en España tan sólo figuran contactos con unos pocos números y todos ellos eran franceses.

Un día después del asalto terrorista a la revista satírica Charlie Hebdo del pasado 7 de enero, Coulibaly asesinó a una policía municipal y al día siguiente a cuatro personas más, todos ellos rehenes judíos con los que se había encerrado en un supermercado hasta que fue mortalmente abatido a disparos por las autoridades galas.

En caso de confirmarse su colaboración con los atentados de París, Ramdani habría experimentado una transformación personal difícil de creer para las personas que le conocieron durante su paso por España. "Bebía whisky y se iba a de putas, era un tío laico laico, no era un hombre religioso", relata a Europa Press una de las personas que lo conoció en aquellos años en los que integraba un grupo dedicado al tráfico de hachís.

"NO TENÍA NI BARBA"

De aquella época han pasado ahora más de diez años, pero recuerda que "eran gente muy joven, muy de ir a la moda, no tenían ni un sólo rasgo, ni barba tenían". Añade que tras su arresto el 21 de enero de 2004 ingresó en la cárcel de Alhaurín de la Torre (Málaga) y después le perdió la pista. Sólo acierta a decir que salió de prisión, pero ya no sabe a dónde fue.

Amar Ramdani fue detenido el pasado 23 de enero en Francia y recluido de nuevo en prisión. Desde ese momento su nombre ha estado circulando entre las autoridades españolas y francesas, concretamente desde que se activó la Orden Europea de Detención que pesaba sobre él dictada en 2013 (cuando ya había salido de la cárcel) por la Audiencia Provincial de Málaga, han informado las fuentes consultadas.

Se le acusa de integrar un grupo dedicado al tráfico de hachís, unos hechos por los que fue detenido en 2004 en Mijas (Málaga). En virtud de esa OED, España solicitó el mismo enero a Francia la entrega temporal de este individuo, pero no ha llegado a tiempo para que asista al juicio que, previsiblemente se celebrará sin él con el resto de procesados.

DICE QUE USURPARON SU IDENTIDAD

La razón es que el propio Ramdani presentó una alegación en contra de su entrega argumentando que él no tiene ninguna relación con los hechos de los que se le acusa en España. Asegura que una persona llamada Samir Khaitar, se hizo pasar por él usando un permiso falso de conducir. Por ese motivo el Tribunal de Versalles ha solicitado a España que le envíe una información complementaria.

Efectivamente, según la causa de Málaga a la que ha tenido acceso Europa Press, el nombre que figura entre los procesados es el de Khaitar y no el de Ramdani, pero las autoridades españolas sostienen que se trata de la misma persona y así se lo harán saber al Tribunal de Versalles, siempre según las mismas fuentes.

Ramdani, nacido en 1981, integraba presuntamente un grupo organizado dedicado al tráfico de importantes cantidades de hachís. Tenían su base de operaciones en un domicilio que llamaban la 'Casa Buenavista', situada en una urbanización con el mismo nombre en la localidad malagueña de Mijas, según la investigación que realizó en su momento la Sección de Crimen Organizado de la UDYCO de la Policía Nacional.

5,5 MILLONES EN DROGA

Este grupo utilizaba para sus movimientos vehículos que previamente robaban fuera de España y les aplicaban matrículas extranjeras falsas. Concretamente contaban con un Volvo S80 y un Citroen C5. Los coches entraban y salían constantemente del domicilio con envíos de droga en su interior. Así actuaban hasta que la Policía procedió a su detención el 21 de enero de 2004. Cuando los agentes registraron sus propiedades encontraron más de 1.300 kilos droga con un valor en el mercado de más de 5,5 millones de euros.

Pero además encontraron diversas armas como un subfusil automático de la marca Agram, modelo 2000, con su cargador y su silenciador. También una pistola automática de la marca Colt, modelo M1911. Ninguna de estas dos armas tenía número de serie por lo que podrían haber sido adquiridas en el mercado negro. Además hallaron una pistola semiautomática Crvena Zastava, modelo 99 Compact, catalogada como arma de guerra, según el Reglamento de Armas.

Por todo estos hechos, la Fiscalía pide para él un total de 13 años y medio de cárcel, dos por falsificación de documento, siete años por la tenencia de armas y cuatro años y medio por el delito de tráfico de drogas. En esta causa hay otras cinco personas procesadas.