La UVA se suma al vehículo sostenible y renueva su flota por coches eléctricos

Aproximadamente el 27% de los alumnos y un 55% de los trabajadores universitarios van a estudiar y trabajar en coche. El rector ha presentado el plan de movilidad eléctrica.

Por último, y para potenciar el uso de transportes alternativos y menos contaminantes, como la bicicleta, la Universidad de Valladolid se están presentando a proyectos europeos de movilidad sostenible, como UNIVER-CITY, que incorpora:

 

Sistema de préstamo de bicicletas 4.0 para toda la comunidad universitaria. Se diseñará un sistema basado en el uso de la comunidad más que en estaciones de recogida y devolución. Este diseño del sistema permitirá dejar las bicicletas en cualquier punto dentro de una zona georreferenciada. Para ello, las bicicletas estarán provistas de un dispositivo de geoposicionamiento a bordo con funcionalidades antirrobo integradas. Los usuarios podrán localizar las bicicletas mediante una App instalada en su smartphone que además les permitirá desbloquearlas.

 

Sistema de viaje compartido (car-pooling) para usuarios de la Universidad. Para ello se pondrá en marcha un sistema basado en web 2.0 y smartphone que permita poner en contacto a usuarios de la comunidad universitaria (estudiantes y personal universitario) con horarios y origen/destino similares, de forma que puedan ponerse de acuerdo para realizar el viaje mediante el vehículo de uno de ellos.

El rector de la Universidad de Valladolid, Daniel Miguel San José, y el alcalde de la capital, Óscar Puente, han presentado este martes el plan de movilidad eléctrica de la institución académica como aportación a la celebración del día central de la Semana Europea de la Movilidad Sostenible.

 

La movilidad urbana es una de las variables fundamentales a tener en cuenta a la hora de plantearse objetivos de desarrollo sostenible. La movilidad insostenible genera una gran cantidad de problemas, tales como emisiones contaminantes y ruido, afectación de la salud pública, accidentes, ineficiencia energética, dificultades de tráfico y pérdida de tiempo, mal uso del suelo y el territorio, y pérdida de competitividad, entre otros.

 

Estos problemas se tuvieron en cuenta cuando se elaboró el Plan de Calidad Ambiental y Sostenibilidad de la Universidad de Valladolid, que en su contenido y dentro del aparatado “Criterios ambientales en edificios y Campus", contempla estudiar la movilidad y accesibilidad a los Campus. El fomento de la movilidad sostenible también se contempla en el Plan Estratégico de la Universidad de Valladolid, dentro de la acción de “Implantación eficaz del Plan de Calidad Ambiental".

 

La Universidad de Valladolid, debido a la gran cantidad de trabajadores y alumnos que la conforman, tiene una importante incidencia en la movilidad urbana de las ciudades de Valladolid, Palencia, Segovia y Soria. Así, se estima una media de más de 51.000 viajes diarios por parte de la comunidad universitaria sólo en el Campus de Valladolid, y casi otros tantos entre los otros tres Campus, siendo casi un 40% de ellos realizados en automóvil particular.

 

Aproximadamente el 27% de los alumnos y un 55% de los trabajadores universitarios van a estudiar y trabajar en coche. Argumentan para utilizarlo la rapidez, la comodidad, la lejanía de sus domicilios y el no disponer de otro medio de transporte. Por otro lado, la Universidad de Valladolid cuenta con 9 vehículos en propiedad, todos ellos diésel y alguno con bastantes años de antigüedad, que consumen aproximadamente 7.300 litros de gasoil anuales.

 

La Universidad de Valladolid promueve la ecomovilidad de sus estudiantes y personal, y, dentro de ella, la movilidad eléctrica, como demuestran los proyectos que presentó para obtener la mención de Campus de Excelencia Internacional, con el objetivo de liderar el ámbito de dicha movilidad. Entre las actuaciones de movilidad sostenible desencadenadas se ha iniciado un plan de sustitución de la flota de vehículos de motor de combustión por coches eléctricos.