La UVA destinará este año 7,1 millones de gasto propio para afrontar un 5,5% de gasto de personal que no cubre la Junta

La insitución ha aprobado un presupuesto para 2013 que asciende a 180.833.085, lo que supone una reducción del 1,62 por ciento respecto al del 2012.

La Universidad de Valladolid (UVA) destinará este año 7,1 millones de gasto propio para afrontar el 5,5 por ciento de gasto de personal que no cubre la Junta, que hace frente al 94,4 por ciento de su coste.

 

Así se ha puesto de manifiesto en el Consejo de Gobierno celebrado este jueves, en el que la UVA ha aprobado su presupuesto para el ejercicio 2013, que asciende a 180.833.085, lo que supone una reducción del 1,62 por ciento respecto al del 2012 (183.811.664 euros).

 

En su intervención ante los miembros del Consejo de Gobierno, la vicerrectora de Economía, Guiomar Martín, ha hecho especial hincapié en el Capítulo 1 del presupuesto, que hace referencia a los gastos de personal, ha explicado la UVA en un comunicado recogido por Europa Press.

 

Tal y como ha señalado la vicerrectora, las previsiones apuntan a que los ingresos procedentes de la Junta para este capítulo asciendan a 119,5 millones de euros (cantidad aún no confirmada), lo que supone que este año, como ya sucediera el pasado, la Administración regional no financia el cien por cien del coste del personal de la Universidad de Valladolid, "sólo el 94,48%".

 

Esta diferencia obligará a la Institución académica a aportar de sus recursos propios 7,1 millones de euros para cerrar el presupuesto en lo que a materia de personal se refiere, punto en el que ha resaltado el "enorme esfuerzo" que han realizado los estudiantes y las familias al asumir la subida de tasas decretada por el Gobierno de la nación y la Junta, "así como los sacrificios que los profesores y el personal de administración y servicios de la universidad están soportando para poder equilibrar el presupuesto".

 

Pese a la reducción de los ingresos, desde el equipo rectoral de la UVA se ha confirmado el mantenimiento del gasto en las actividades consideradas "esenciales" como la formación de investigadores con recursos propios y se ha apostado también por mantener el programa de apoyo a las actividades docentes "y el de adaptación y mejora del equipamiento e instalaciones para una mayor calidad de la docencia en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior".

 

Asimismo se ha aumentado el presupuesto destinado a la adquisición de fondos bibliográficos y la cuantía destinada a becas para los alumnos, y se mantiene la partida destinada a acción social y de formación y perfeccionamiento de los trabajadores de la Universidad.

 

La vicerrectora de Economía ha terminado su intervención insistiendo en que este presupuesto "está equilibrado, como en años anteriores, sin acudir a ningún tipo de endeudamiento".

EL MAPA DE TITULACIONES

Por otro lado y tal y como se esperaba, el Consejo de Gobierno ha consensuado y aprobado también un documento sobre el Mapa de Titulaciones de Castilla y León que remitirá al Gobierno regional y en el que le exige la paralización de la ejecución del acuerdo de la Comisión Académica del Consejo de Universidades de Castilla y León celebrada el 29 del abril de 2013 referente a la implantación de nuevas titulaciones duplicadas.

 

Asimismo, se pide que se revise dicho acuerdo a la luz de los criterios del futuro Decreto de Ordenación de las Enseñanzas de Grado y Máster.

 

La Universidad de Valladolid deja constancia en la declaración de su malestar por el "cambio en la reglas acordadas el pasado mes de enero entre las universidades y la Consejería de Educación para aprobar la implantación de nuevas titulaciones... Lo importante en ese momento era racionalizar la oferta educativa para, posteriormente, ya en el curso 2013-14 abordar la implantación de nuevas titulaciones. Uno de los criterios de esa racionalización claramente acordado fue el de evitar la creación de nuevas duplicidades en las titulaciones, excluyendo de esta consideración las titulaciones interuniversitarias".

 

Según recoge el documento, que se remitirá al Ejecutivo de Castilla y León, en este marco se han producido algunos hechos "que la Universidad de Valladolid no puede aceptar" ya que "resulta absolutamente inadmisible que, al amparo de esa posibilidad de introducir nuevas titulaciones, se autoricen otras que contradicen los criterios de racionalización y, concretamente, el que atañe a la duplicación titulaciones, tal y como ocurrió en la Comisión Académica del Consejo de Universidades celebrada en abril".

 

Eso sucede en los casos de la autorización del Grado de Fisioterapia en la Universidad Europea Miguel de Cervantes, existente ya en la Universidad de León (campus de Ponferrada), Universidad de Salamanca y Universidad de Valladolid (campus de Soria); el de Informática de Sistemas en el Instituto Empresa de Segovia, grado existente en las Universidades de Valladolid, Burgos, León y Salamanca, y el Máster en Ingeniería Agronómica a la Universidad de Salamanca, ya existente en la Universidad de Valladolid (campus de Palencia), Universidad de León y Universidad Católica de Ávila.

 

En el escrito se detalla que las dos principales consecuencias de esta duplicidad son, por un lado, "que se hace peligrar", por la falta de un número suficiente de estudiantes, algunas de las titulaciones ya implantadas y, por otro lado, la eventual disminución de estudiantes, que ocasionaría una reducción de ingresos según el nuevo enfoque de la Consejería sobre la financiación, "que introduce criterios de financiación parcial de gastos de personal a partir de los ingresos por tasas académicas".