La USAL trabajará en una aplicación para ver en 3D la accesibilidad de los edificios antes de construirse

Edificio residencial de viviendas.

Se trata del primero de estas característica en España, según el vicerrector Juan Manuel Corchado

Investigadores de la Universidad de Salamanca (USAL) trabajarán en una nueva aplicación que permitirá ver en tres dimensiones la accesibilidad para personas con discapacidad en edificios que todavía estén en plano y que no se hayan empezado a construir.

 

Esta iniciativa se trata de un nuevo proyecto de I+D+i, llamado ‘MOVI-CLOUD’, que es la evolución del proyecto ‘MOVI-MAS’, ambos de la Cátedra Indra-Fundación Adecco de Investigación en Tecnologías Accesibles de la Universidad de Salamanca.

 

Seis investigadores becados, junto a otras tres personas encargadas de su diseño, trabajarán para el desarrollo de un prototipo que podría ver la luz después del verano y que luego sería “pulido” en sus detalles hasta finales de año.

 

Para ello, el vicerrector de Investigación de la Universidad de Salamanca, Juan Manuel Corchado, el director de Relación con las Universidades de Indra, Carlos Fernández, y la directora financiera de Fundación Adecco, Dolores García, han renovado el convenio que da continuidad a las actividades de la Cátedra en un acto celebrado en la Sala de Retratos del Rectorado de la USAL. El acto ha contado también con la presencia del director del Software Lab de Indra en Salamanca, Manuel Martín Portillo.

 

La aportación de la Fundación Adecco, gracias a su acuerdo con Indra y la USAL, será de 30.000 euros para la presente anualidad, que podría incrementarse en próximos años si se decide continuar con nuevos avances en este proyecto, como ya ocurriera con otras iniciativas, que luego pasan a estar al servicio de la ciudadanía a través de una plataforma digital de Fundación Adecco e Indra, han explicado.

 

 

Bajo esta iniciativa, el Grupo de Investigación ‘Bisite’ de la Universidad de Salamanca ya ha comenzado los trabajos para llevar a la “nube” la plataforma tecnológica de simulación que permite representar en 3D un entorno virtual de trabajo de oficina, así como  una realidad virtual con los trabajadores y las tareas que éstos tienen que realizar en su puesto de trabajo.

 

OBJETIVOS DEL PROYECTO

 

De esta forma, la herramienta permitirá detectar las posibles dificultades con las que se enfrentaría una persona con discapacidad, en la que se tendrá en cuenta su puesto de trabajo y su discapacidad, así como las posibles mejoras de los espacios y en la asignación de las tareas.

 

También facilitará un entrenamiento previo de la persona con discapacidad antes de su inserción laboral y personalizar servicios adaptados al grado y tipo de discapacidad. A esto hay que añadir que el sistema puede aprender a partir de los datos obtenidos en el entrenamiento y, de este modo, prever nuevas dificultades y ayudar a mejorar la realización de tareas, ha explicado Juan Manuel Corchado.

 

 

Llevar la plataforma a la “nube” permitirá hacer la solución más adaptable a diferentes entornos y ofrecer servicios de simulación personalizados y adaptados según las necesidades de cada empresa, han explicado fuentes de la USAL.

 

Además, un editor permitirá configurar de forma sencilla los diferentes casos de estudio y entornos a simular. Y se prevé incorporar en las simulaciones los requerimientos de la legislación vigente en materia de accesibilidad.