La Usal se integra en el primer Observatorio de Sistemas de Aeronaves No Tripuladas

El observatorio comenzará su actividad poniendo en común la documentación disponible por cada institución colaboradora, fijándose cuatro líneas de trabajo.

La Escuela de Pilotos Adventia, European College of Aeronautics, centro adscrito a la Universidad de Salamanca, ha acogido la reunión constitutiva del primer Observatorio de Sistemas de aeronaves no tripuladas (RPAS), también llamados drones. Este observatorio se constituye  con el  objetivo crear un grupo de trabajo y conocimiento que servirá  de base para futuros proyectos y propuestas a medio plazo en el ámbito de la formación y la investigación.

 

Este Observatorio está integrado por especialistas pertenecientes al Grupo de Investigación de la Universidad de Salamanca BISITE, el director del Departamento de Ingeniería Cartográfica y del Terreno de la Universidad de Salamanca, el coronel jefe de la Base Aérea de Matacán y jefe del Grupo de Escuelas, acompañado de los máximos responsables del Grupo de Escuelas de Matacán,  el jefe de Coordinación de la Unidad de Emergencias, Coordinación y Gestión de Crisis del Ministerio de Fomento, el decano y miembros del Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial de España, la directora del Aeropuerto de Salamanca, directivos de Senasa y  junto a profesores de la  Escuela de Pilotos Adventia.

 

Su puesta en marcha responde, asimismo, a la importante evolución que tienen en la actualidad los sistemas de aviones dirigidos por control remoto/sistemas de aeronaves no tripuladas (RPAS/UAS/DRONES), que están suponiendo una revolución del mercado de servicios y un sector estratégico de primer orden debido a las nuevas aplicaciones surgidas cada día (desde los usos militares hasta el control de incendios, elaboración de planos, revisión de tendidos eléctricos, distribución de paquetería,…).

 

Este sector aeronáutico, sometido a una acelerada evolución, precisa de un nuevo marco normativo que unifique y regule tanto sus aspectos técnicos como los relacionados con la seguridad y la privacidad de los ciudadanos.

 

El observatorio, que tiene previsto celebrar trimestralmente sus reuniones comenzará su actividad poniendo en común la documentación disponible por cada institución colaboradora, fijándose cuatro líneas de trabajo: la recopilación de la normativa existente, la monitorización de las RPAS, seguimiento de I+D+I y formación.