La USAL pone a la venta las tarjetas que desde septiembre blindan el aparcamiento en el Campus Unamuno

Uno de los parkings del Campus Unamuno que será de pago

El próximo día 10 de agosto se ponen a la venta las tarjetas de usuario del parking Unamuno al precio anual de 50 euros y 30 euros en opción semestral. Desde el 7 de septiembre la comunidad universitaria ya no podrá aparcar 'de gratis' en la zona del Campus. 

Aunque en principio la idea es que este método empezara a funcionar el pasado mes enero, los permisos dilataron el proceso y será el día 7 de septiembre cuando empezará a funcionar el nuevo sistema de acceso y control basado en la tarjeta de usuario.

 

El método para hacerse con una de las tarjetas en el caso de aquellas personas que hayan sido miembros de la comunidad universitaria el pasado curso será la presentación del DNI. Si se trata de miembros de nueva incorporación, contratados PDI y PAS o alumnos de nuevo ingreso, hasta que el nuevo censo no esté elaborado se le solicitará acreditación de su situación, mediante copia del contrato o resguardo de matrícula.

 

Para unos y para otros el precio será el mismo: 50 euros anuales y 30 en opción semestral. Las cantidades han provocado cierto malestar entre la comunidad universitaria que ya ha recibido la notificación de la nueva situación del Campus puesto que no solo toca pagar por aparcar cerca de lugar de estudio y trabajo sino que además se entra en comparación con otras Universidades cercanas que también parking de pago. Es el caso de la Universidad de Valladolid, UVA, que cobra 30 euros por el año entero. 

 

Las tarjetas se podrán adquirir a partir del próximo lunes en el local del Colegio de Oviedo donde está instalado el centro de control y monitorización del parking.

 

El Campus Unamuno queda así definitivamente blindado con barreras el acceso a los cinco nuevos aparcamientos en los que se reparten las más de 800 plazas disponibles para el estacionamiento en el campus -es el número estimado cuando se inició la obra-. En realidad son algo más de 700 las de aparcamiento regulado, porque el resto están reservadas, son de carga y descarga o para minusválidos. Y para poder estacionar en alguna de estas más de 700 plazas solo hay una manera: pagar.