La UPSA cambia el tradicional regalo institucional por una donación de 3.000 euros a los “más necesitados”

Los donativos se han entregado a las Hermanitas de los Pobres y al Centro Asistencial de Madres Solteras 'Ave María'

Más de 300 trabajadores de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA) han decidido sacrificar el tradicional regalo institucional navideño y donar su importe, unos 3.000 euros, a “las personas que sufren de manera más directa la crisis económica”.


Por este motivo, el rector de la institución académica salmantina, Ángel Galindo, junto con el vicerrector de Economía, Vidal Alonso, han entregado los donativos a la madre superiora de las Hermanitas de los Pobres, Gloria Martínez Gómez, y a la directora del Centro Asistencial de Madres Solteras Ave María, Rosario Álvarez Ruiz, de 1.500 euros para cada una de las dos organizaciones.


La UPSA ha repetido así esta iniciativa, que se inició por primera vez el año pasado, cuando se hizo entrega de la misma cantidad a los responsables de la entidad humanitaria Cáritas Diocesanas de Salamanca.