La última de Frank Cuesta: ahora es monje budista

"Durante las próximas cuatro semanas mis hijos estudiarán en el templo y yo limpiaré tanta rabia acumulada y ayudaré a construir un laguito artificial para que los animales de la zona puedan beber en época seca", dijo.

Frank Cuesta ha decidido dar un cambio radical en su vida. Después de meses de lucha por la libertad de Yuyee, el conductor de Wild Frank ha decidido alejarse del mundanal ruido y ordenarse monje tibetano.

 

Así lo ha explicado él mismo en su cuenta de Twitter: "Durante las próximas cuatro semanas mis hijos estudiarán en el templo y yo limpiaré tanta rabia acumulada y ayudaré a construir un laguito artificial para que los animales de la zona puedan beber en época seca. La ceremonia de rapado de pelo significa volver a la vida pura y terrenal, ya que en el pasado el pelo largo era sinónimo de realeza. Por eso, cuando te ordenas como monje, se afeita todo el pelo de la cabeza, incluido cejas! #FREEYUYEE"

 

Una decisión muy importante que llega después de su última visita a España donde explicó la situación real de Yuyee. El público del programa simuló las condiciones infrahumanas en las que viven las presas en Tailandia, incluida la exmujer de Cuesta. 

 

Una situación en la que, como él mismo explicó, solo el Rey Felipe VI puede ayudar para que Yuyee salga de la cárcel: "Es la única solución para que ella salga porque me da miedo que no llegue a diciembre en el estado que está. Ahora debe pesar 40 kilos.

 

Está mustia, está muriéndose dentro porque está viendo que sus hijos están fuera. Dejó todo para hacer una familia y le han quitado lo único que tenía". Una participación que no dejó a nadie indiferente y en la que pidió firmas en la plataforma change.org para que el gobierno de Tailandia revise el caso.