La UCAV presenta #UcavilaSocial Proyecto Aspaym para concienciar de la buena alimentación para prevenir el Ictus

Yolanda Miguélez (Pronisa), Manuel Maíz, (presidente de Pronisa), Daniel García-Moreno, social media strategist UCAV), Noelia Muñoz, directora de Promoción Institucional UCAV) y Ángel de Propios (delegado de Aspaym en Ávila).

La Universidad Católica de Ávila (UCAV) ha logrado el objetivo del Proyecto Pronisa de #UcavilaSocial tras conseguir el 100% de la financiación necesaria para poner en marcha tres talleres de musicoterapia, danzaterapia y caniterapia, con los que mejorar la vida de más de 100 personas con discapacidad.

Tras el éxito del primer proyecto y hacer balance del mismo, la Universidad Católica de Ávila (UCAV) ha presentado el Proyecto Aspaym, que comienza hoy 16 de marzo y se alargará hasta el 17 de abril, con el nombre 'Desayunos Saludables'. Además, han sumado 320 horas de voluntariado, con los que la asociación abulense podrá llevar a cabo diversas iniciativas.

 

Desde hace un año, Aspaym está impulsando Ictia, una asociación paralela a Aspay, su gran proyecto en estos momentos, según ha indicado el delegado de Asapym en Ávila, Ángel de Propios. Su objetivo es “concienciar a la sociedad de una buena alimentación para la prevención del Ictus y mejorar la calidad de vida y conseguir la autonomía en las actividades de la vida diaria de las personas que han sufrido un daño cerebral a través del trabajo con un equipo de profesionales que abarca todas estas áreas necesarias de rehabilitación”.

 

Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cerebrovasculares representan la tercera causa de muerte en el mundo occidental, la primera causa de discapacidad física en las personas adultas y la segunda de demencia. Por ello, desde esta asociación abulense quieren poner en marcha el proyecto 'Desayunos Saludables', un formato especial de conferencia más desayuno cuyo objetivo es captar la atención de las personas cuya edad se considera de riesgo para padecer estas patologías. A través de los hábitos saludables de vida y hábitos alimenticios se pretende concienciar a los diferentes grupos de la sociedad sobre cómo prevenir un ictus.

 

Para hacer realidad este proyecto, del que se beneficiarán más de 1.000 personas, necesitan una partida de 1.500 euros. Se puede participar desde 50 céntimos o con la donación de tiempo para colaborar como voluntario.