La tradición vallisoletana se transforma en arte con el sello de Quesos Campoveja

La empresa lleva más de sesenta años siendo parte fundamental de la gastronomía de la tierra, lo que les ha servido para consolidarse como uno de los mejores quesos de la provincia.

QUESOS CAMPOVEJA

 

Dirección:

 

Serrada, Valladolid. Carretera Matapozuelos, calle El Porro 62

 

Tienda junto a la Plaza Mayor de Valladolid, en la calle Calixto fernandez de la Torre, 5


 

Perfil en Twitter (@Campoveja) y en Facebook

 

La quesería también organiza catas y visitas que se pueden consultar en su web.

Tradición. Mimo. Esmero. Buenos Productos. Experiencia. Calidad. Campoveja. Más de sesenta años de tradición, desde que el abuelo Félix comenzara a encargarse de la elaboración de unos quesos que, a día de hoy, ya son una parte fundamental de la gastronomía tanto vallisoletana como castellano y leonesa. Pero la cosa no queda ahí, claro. El hábito continúa creciendo en su quesería situada en el municipio de Serrada, un pequeño rincón que invita a degustar el sabor y a desarrollar el buen gusto.

 

Y es que los hermanos Sanz, nietos de Félix, continúan con la labor con sus dos líneas de elaboración de queso. La clásica en la que incluiría el semicurado, curado y añejo, con leche cruda de oveja que concluye con el típico queso castellano artesano, además con un plus como es la maduración en tabla de madera y con sus mohos naturales. “Esto le da al queso un sabor diferencial”, asegura Jesús, el primero de ellos.

 

“La segunda línea es la de quesos de autor, afinados, como  el corteza lavada, que es muy especial, muy diferente, y los ahumados, los que más reconocimientos nos han dado, el ahumado viejo, el mejor ahumado del mundo 2012”, prosigue el quesero.

 

Y efectivamente, no será por títulos cosechados por Campoveja a lo largo de todos estos años de tradición. ‘Mejor queso ahumado del mundo 2012’, conseguido en Inglaterra en el International Cheese Awards, el Mejor queso Castellano artesano 2013 en los Premios Artesano 2013, Oro al mejor queso de oveja de granja o pequeña quesería en los Premios Internacionales del queso 2011.... Todo un elenco de galardones que dejan a las claras que la calidad acaba imponiéndose en el mundo gastronómico.

 

¿Pero dónde está la verdadera clave? “En cuanto a la línea clásica la diferencia es sobre todo la maduración, la elaboración es con leche cruda, cosa que no hacen los industriales”, explica Sanz. “Pero dentro del grupo de artesanos nosotros contamos con nuestra maduración sobre madera. En otros países es casi siempre así, pero aquí hay poca de esta cultura. La madera va a aportar mucho al queso en la humedad, los mohos, es todo virtudes”.

 

A raíz de ello, el queso ahumado se ha vuelto un clásico en Valladolid y en el resto de España. “Es realmente el producto que nos ha dado fama, la gente nos identifica con ello. De hecho, es el más vendido a día de hoy”, reconoce el artesano. Por cierto que la producción de esta tradicional quesería alcanza los 120.000 kilos anuales, ni más ni menos.

 

Ahora la vista está puesta en las próximas navidades, donde suele darse gran parte de las ventas de todo el año. “Para el consumo cercano como es en esos días estamos sacando bandejas surtidas, ya cortadas, un recurso estupendo para cocinar menos el día de Nochebuena, que lo importante es la celebración”, ríe Sanz. Desde luego, una muestra más de tradición que no puede faltar en ninguna mesa.