La tensión se dispara en el parque de Bomberos de Ávila

La radicalización de las protestas está desembocando en graves desavenencias entre los bomberos y los mandos. Los bomberos culpan a sus mandos de la falta de acuerdo con el Ayuntamiento.

El Parque de Bomberos de Ávila vive una dificil situación desde que sus trabajadores hicieron pública su reivindicacion de aumento de plantilla -el mantenimiento de una dotación diaria de siete efectivos, concretamente-, y especialmente desde que el Ayuntamiento inició expedientes sancionadores para cinco de los integrantes de esa plantilla.

 

A nadie se le escapa este hecho, dado que los mismos bomberos han llevado sus protestas desde hace meses a diferentes actos públicos de los que se han hecho eco los medios de comunicación.

 

Lo que no es tan conocido, aunque ya es plato del día en la rumorología popular, es lo que está sucediendo entre las paredes de las instalaciones del Servicio de Extinción de Incendios, Emergencias y Salvamento.

 

Tribuna de Ávila ha tenido acceso a unas fotografías que muestran que la plantilla de bomberos, o al menos una parte, culpan al Jefe de Bomberos y al Sargento del cuerpo de la falta de entendimiento con el Ayuntamiento, y que los mandos están siendo objeto de una presión que para muchos podría ser desproporcionada.

 

 

Según la información proporcionada por una fuente cercana al Parque de Bomberos, los trabajadores se dividen entre aquellos que se mantienen neutrales y un grupo que ha radicalizado la protesta a través de diferentes acciones reivindicativas.

 

Entre estas acciones sobresale la presencia de pegatinas con las leyendas 'Ciudadanos en peligro', 'Jefe de Bomberos vete ya', 'Jefe de Bomberos este no es tu cortijo', 'Solución Ayuntamiento = Bomberos expedientados', 'Sargento Bomberos dimite', 'Sargento Bomberos Incompetente' o 'Jefe de Bomberos = concejal'. Estas pegatinas se encuentran por todo el parque, incluídos mesas y ordenadores de los mandos, y la fuente explica que incluso "se ha empapelado con pegatinas" el vehículo personal de uno de ellos.

 

 

El material gráfico aportado muestra también pintadas amenazantes en puertas de la instalación en las que se avisa: 'Vigilar las espaldas jefatura' o 'No toques las pancartas', desperfectos en una de las puertas que, según la fuente, se abrió de una patada, o manchas de aceite de motor en la silla de uno de los despachos. Incluso se ve un muñeco vestido al parecer como un mando y colgado de un cable en la torre de la instalación.

 

Según indica esta fuente, la situación del día a día es tensa ya que mientras unos están dispuestos a llevar la protesta al extremo, "algunos consideran que se están pasando, y la situación es difícil", especialmente desde que se incoaron los expedientes.

 

 

Este medio ha querido conocer otras versiones de lo que está sucediendo y fuentes cercanas a la plantilla, reconociendo que pudiera haber una extralimitación en las protestas, han asegurado que los mandos no son meros sujetos pasivos sino que contribuyen al ambiente de tensión con insultos y amenazas a los trabajadores, que "están sufriendo un desgaste tremendo todos los días".

 

Estas fuentes señalan que el conflicto "se está convirtiendo en algo personal" entre los bomberos y los mandos y aseguran que toda la plantilla de trabajadores está unida en la reivindicación, que están preparados para afrontar posibles medidas legales y que buscan una reivindicación civilizada "aunque a alguno se le ha ido la cabeza, seguramente cansado de insultos".

 

Tribuna de Ávila se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento y el propio alcalde, José Luis Rivas, ha señalado que están poniendo todo su empeño resolver el conflicto lo antes posible, para lo que se están llevando a cabo reuniones con el objetivo de lograr un acuerdo satisfactorio para ambas partes.

Noticias relacionadas