La temporada de caza mayor se abre en la Comunidad con "muy buenas expectativas"

Un cazador en temporada de caza en Castilla y León.

La temporada de caza mayor se ha abierto en Castilla y León, y desde la Federación Regional de Caza se espera una temporada con "muy buenas expectativas", al contrario que ocurrió con la menor.

Aunque el plazo ya se ha abierto, aún no se ha comenzado a cazar la mayoría de las especies, como es el caso del ciervo, al que esperan cazar durante la berrea, es decir, "cuando empiecen las primeras lluvias del otoño".


Por el momento, las batidas más comunes son las de rececho del corzo, que además coinciden con la media veda de codorniz aún abierta, según ha informado el presidente de la Federación Regional de Caza, Santiago Iturmendi.

Por otro lado, habrá que esperar hasta el día 22 para que se abra la temporada de jabalí, cuyas batidas son "la estrella" de la caza mayor, ya que genera movimiento de cazadores, de gastronomía, de turismo... y propicia una caza más "selectiva".

Iturmendi se ha mostrado "optimista" en cuanto a la temporada que se presenta tras asegurar que propiciará momentos "espectaculares" en cuanto a capturas, las cuales, en los últimos diez años, "siempre han ido a más", aunque también los accidentes de carretera y los daños en los cultivos producidos por los animales.

Para solucionar esto último, Santiago Iturmendi ha explicado que hay que cazar un mayor número de ejemplares para mantener una población "más o menos estable" que evite problemas, ya que los ecosistemas "no admiten exceso de cargas de animales".

"CON EL LOBO SE HA HECHO EL RIDÍCULO"

Mientras que el gamo y el rebeco se suele cazar en fincas particulares con permisos para cotos privados, la "alta" población de lobos en la región (que se cobra a 9.261 euros la pieza) permite unos cupos "elevados" de caza, pero Iturmendi ha confesado que estos "se suelen incumplir" porque en los últimos años se han abatido un número de ejemplares "por debajo de la mitad".

Es por ello que el presidente de la Federación ha reconocido que si la caza del lobo sigue generando problemas acabarán por declararle "especie no cinegética", ya que su caza ha supuesto que se haga un "completo ridículo" y un "fracaso" desde el punto de vista de la gestión administrativa.