La tasa de abortos en Castilla y León fue de 7,2 por cada mil mujeres por debajo de la media nacional

La tasa de abortos en Castilla y León fue en 2012 de 7,2 por cada mil mujeres de entre 15 y 44 años, por debajo de la media nacional, según los datos recopilados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

España registró en 2012 un total de 112.390 interrupciones voluntarias de embarazo, 12,01 por cada mil mujeres de entre 15 a 44 años, y es Madrid, Asturias y Cataluña las comunidades con la tasa más elevada de estas intervenciones, que duplican la registrada en otras como Castilla y León, Extremadura o Galicia.

 

Los últimos datos del departamento de Ana Mato muestran un descenso del 5,3 por ciento con respecto a 2011, cuando se contabilizaron un total de 118.359 abortos, y muestran diferencias significativas en función de la comunidad donde se llevó a cabo la intervención.

 

De este modo, la Comunidad de Madrid es, al igual que en 2011, la región con la tasa más alta de abortos, con 14,9 por cada mil mujeres de 15 a 44 años, seguida de Asturias (14,3), Cataluña (14,2), Murcia (13,3), Andalucía y Baleares (13) y Canarias (12,7). La comunidad asturiana es, además, la única en la que sube la tasa con respecto a 2011.

 

Ya por debajo de la media nacional estarían Aragón (10,8), País Vasco (10), Cantabria (9,9), Castilla-La Mancha (9,6), Comunidad Valenciana (9,4), Castilla y León y Extremadura (7,2), Galicia (7), La Rioja (4,8), Ceuta y Melilla (4,5) y Navarra (2,1).

 

El informe revela además como el 62,4 por ciento de las mujeres eran de nacionalidad española, seguida de las mujeres de América del sur (17%), las mujeres de la Unión Europea (8,4%) y las mujeres de África (5,1%).

 

Además, el informe de Sanidad muestra como la mayoría de abortos se llevó a cabo a petición de la mujer (un total de 102.567, el 91,2% de todos las interrupciones voluntarias del embarazo), mientras que 6.377 (5,67%) se produjeron por grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada; 3.129 (2,78%) por riesgo de graves anomalías en el feto, y 306 (0,27%) por anomalías fetales incompatibles con la vida o por enfermedad extremadamente incurable.

 

En cuanto a la semana de gestación en que se produjo la interrupción del embarazo, un total de 76.594 abortos (el 68,1% del total) se produjeron durante las primeras ocho semanas y 24.811 (22%) entre la semana 9 y 12. Por otro lado, 2.962 se llevaron a cabo entre la semana 17 y 20, y 1.440 a partir de la semana 21.

 

En 2012 aumentaron los centros que notificaron una interrupción voluntaria del embarazo con respecto al año anterior, pasando de 172 en 2011 a 188. Además, de todos los abortos realizados sólo el 9,8 por ciento se realizaron en hospitales y la mayoría (90%) en el ámbito extrahospitalario. En ambos casos se practicaron más en centros privados que en públicos.