La superficie de maíz en Salamanca alcanza las 18.200 hectáreas, la tercera con más volumen de la región

León con 66.900 hectáreas y Zamora con 18.944 lideran este ámbito en la Comunidad.

La superficie dedicada al cultivo de maíz en Castilla y León se ha reducido ligeramente respecto al año anterior, con un 1,01 por ciento menos hasta alcanzar las 120.723 hectáreas, una caída, no obstante, que se engloba en la tendencia al alza de esta gramínea que el pasado ejercicio incrementó la superficie en un 16 por ciento, según los datos aportados por la Consejería de Agricultura recogidos por Europa Press.

  

La mayor parte de la superficie declarada en las solicitudes de las ayudas de la PAC para 2014 corresponde a la provincia de León, con 66.900 hectáreas dedicadas a la producción de maíz, el 55,41 por ciento del total, seguida de lejos por Zamora, con 18.944 hectáreas (15,69 por ciento), y por Salamanca, con 18.200 hectáreas (15,07 por ciento).

  

El resto de la superficie destinada a la producción de maíz en 2014 se reparte entre Valladolid (9.217 hectáreas, 7,63 por ciento), Palencia (4.616 hectáreas, 3,82 por ciento), Ávila (1.481 hectáreas, 1,22 por ciento), Burgos (950 hectáreas, 0,78 por ciento), Soria (315 hectáreas, 0,26 por ciento) y Segovia (100 hectáreas, 0,08 por ciento).

  

A estos datos hay que sumar otras 9.939 hectáreas dedicas a la siembra de maíz grano que se destinarán a forraje, sobre todo en las provincias de Palencia (3.383 hectáreas) y León (3.300 hectáreas), seguidas de Ávila (871), Zamora (800), Burgos (781), Segovia (558), Salamanca (197), con cantidades residuales en Soria (39) y Valladolid (10).

  

Burgos, León, Palencia y Segovia son las únicas provincias en las que han subido las hectáreas declaradas en 2014 para el cultivo de maíz grano, con un 11,76, un 2,50, un 7,19 y un 1,01 por ciento más en cada caso al pasar de 850 a 950 hectáreas, 65.263 a 66.900 hectáreas, de 4.306 a 4.616 hectáreas y de 99 a 100 hectáreas, respectivamente.

  

En el resto de las provincias se han perdido hectáreas dedicadas a la producción de maíz con Zamora a la cabeza (-10,04 por ciento, de 21.060 a 18.944), seguida de Valladolid (-8,61 por ciento, de 10.086 a 9.217 hectáreas), Soria (-5,97 por ciento, de 335 a 315 hectáreas), Ávila (-1,98 por ciento, de 1.511 a 1.481 hectáreas) y Palencia (-1,38 por ciento, de 18.455 a 18.200).

  

Según un informe de la Administración, la adaptación del cultivo en Castilla y León, con un 30 por ciento de la producción nacional, es buena y, aunque resiste el frío, se desarrolla mejor en zonas húmedas y con temperaturas templadas --su temperatura óptima para la nascencia es de 15 grados mientras que en la fase de crecimiento necesita una temperatura entre los 24 y los 30 grados--.

  

El único factor limitante para el desarrollo del cultivo en la región es su importante necesidad de agua, que hace que este cultivo sólo se de en regadío.