La Subdelegación establece una "vigilancia contínua" ante los últimos altercados entre familias gitanas

Mª Ángeles Ortega, este martes. Foto: Javier Ruiz-Ayúcar

Una Comisión de Seguridad específica aborda el asunto desde hace meses con la implicación de distintas administraciones y fuerzas de seguridad.

Los altercados protagonizados en los últimos meses por diferentes personas de etnia gitana en Ávila han generado una honda preocupación en el apartado institucional de tal manera que la subdelegada del Gobierno en Ávila, Mª Ángeles Ortega, ha reconocido este martes que "no podemos decir que sean hechos aislados, nos están causando problemas graves".

 

El último episodio tuvo lugar el pasado domingo cuando la discusión entre jóvenes de dos familias en el Paseo de San Roque originó una persecución entre dos vehículos hasta la Avenida de la Juventud donde, según los vecinos, se llegaron a escuchar varios disparos de armas de fuego.

 

La subdelegada ha informado de que se han investigado los vehículos implicados en este suceso sin encontrar impacto de bala alguno por lo que "no podemos asegurar que no haya pasado, pero tampoco podemos hablar sin testigos ni pruebas". En este sentido ha señalado que se está procediendo al visionado de las cámaras de seguridad de la zona y ha insistido en la importancia de la colaboración ciudadana.

 

Ortega ha achacado estas situaciones a que "los jóvenes no están siguiendo las directrices de los patriarcas", algo "nuevo en Ávila pero que ya está pasando también en otros sitios". En esta línea, ha señalado que se mantienen en permanente contacto con ellos y que "o ponen orden los patriarcas o lo ponemos nosotros, porque esto no se puede consentir".

 

La subdelegada del Gobierno ha revelado la constitución, hace meses, de una Comisión de Seguridad específica para este problema con la participación del Ayuntamiento, la Subdelegación y la Guardia Civil, a la que ahora se sumará la delegación territorial de la Junta de Castilla y León.

 

En este marco ha indicado que se están investigando la posesión de permisos de armas, "desgraciadamente casi todos lo tienen", y las armas en posesión de estas familias, además de realizar un control de viviendas, y ha asegurado que "la vigilancia será contínua".

 

Con respecto a la actuación de las fuerzas policiales, Mª Ángeles Ortega ha asegurado que tanto la Policía Nacional como la Policía Local "tienen libertad absoluta para trabajar y no se les pone límites más alla de lo que implica la norma", subrayando que no pueden realizar registros sin una autorización judicial.