La subasta eléctrica de hoy acusará los nuevos impuestos y podría encarecer el recibo un 4%

La subasta eléctrica de hoy acusará los nuevos impuestos y podría encarecer el recibo un 4%

La subasta de este viernes entre comercializadoras de último recurso recogerá el encarecimiento que los mercados eléctricos ya asumen desde hace semanas como consecuencia de la nueva fiscalidad energética, y podría arrojar alzas de precios capaces de provocar subidas del 4% en la Tarifa de Último Recurso (TUR) de la luz de enero, según las fuentes del sector consultadas

La subasta de este viernes entre comercializadoras de último recurso recogerá el encarecimiento que los mercados eléctricos ya asumen desde hace semanas como consecuencia de la nueva fiscalidad energética, y podría arrojar alzas de precios capaces de provocar subidas del 4% en la Tarifa de Último Recurso (TUR) de la luz de enero, según las fuentes del sector consultadas por Europa Press.

 

   Estas subastas tienen un peso cercano al 50% en la TUR y podrían cerrarse con subidas del 8% si se mantiene la tendencia actual, de modo que presionarían un 4% al alza el recibo de la luz. El otro 50% corresponde a los peajes, o costes regulados, que el Gobierno ha decidido congelar en enero.

 

   La nueva fiscalidad eléctrica será definitivamente aprobada también este jueves en el Congreso, tras sufrir retoques en el Senado que han elevado del 6% al 7% el impuesto a la generación de electricidad. La norma incluye gravámenes para el gas natural utilizado en la generación eléctrica, así como para la actividad nuclear, el carbón y el fuel.

 

   Estas medidas tienen como objetivo acabar con el déficit de tarifa y empiezan a aplicarse a partir del 1 de enero. El Ministerio de Industria, Energía y Turismo tiene previsto ingresar cerca de 3.000 millones de euros por esta vía y aspira a que el déficit sea cero durante el año, si bien para ello las cuentas públicas deberían asumir cerca de 5.700 millones de euros.

 

   El ejercicio 2012 se cierra además con un exceso de déficit de casi 2.000 millones sobre el tope legal de 1.500 millones para el año. Industria ha trasladado este excedente a la tarifa de 2013, al tiempo que las fuentes del sector advierten de que la deuda eléctrica del año podría ser superior, y alcanzar en total unos 4.700 millones, si los Presupuestos Generales del Estado (PGE) no asumen los costes extrapeninsulares, lo que ocurrirá con alta probabilidad.

 

   Ante este panorama, y en el caso hipotético de que Industria decidiese enjugar el déficit de 2012 mediante subidas de peajes, debería aplicar un alza del 14%, lo que acabaría convirtiéndose en una subida adicional del 7% de la TUR. Sumado este porcentaje al 4% de subida que auguran las subastas, el incremento superaría el 11%.

   La medida, que dañaría al consumidor, podría incluso quedarse corta si los costes eléctricos de Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla no se trasladan a los PGE y se queden en la tarifa. En este caso, la subida de peajes para contener el exceso de déficit debería ser del 25%, y eso trasladado a la TUR significa una subida del 12,5%, a lo que habrá que sumar los incrementos de precios de la subasta eléctrica.

 

   Por otro lado, en enero empezarán a funcionar los nuevos peajes progresivos de la luz para consumidores con más de 3 kilovatios (kW) de potencia. Las asociaciones de consumidores aseguran que los recargos contemplados en la medida encarecerán entre el 3% y el 7% el recibo, mientras que Industria explica que estas penalizaciones solo empezarán a funcionar cuando el consumo supere la media más un 10%.