La sociedad abulense responde a las reivindicaciones de los trabajadores de Nissan

La manifestación de los trabajadores de Nissan a su paso por el Mercado Grande. / Foto: Antonio S. Sánchez
Ver album

La manifestación de los trabajadores de Nissan en defensa de sus puestos de trabajo y sus salarios y por el cumplimiento de los acuerdos a los que se llegaron en 2010 ha tenido como último destino antes de regresar a la fábrica el Ayuntamiento de Ávila, después de su paso por la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León y la Subdelegación del Gobierno.

Después de su paso por la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León y por la Subdelegación del Gobierno en Ávila, la manifestación de los trabajadores de Nissan en contra de las medidas de presión de la dirección de la empresa japonesa, por la que pretenden prescindir de 50 trabajadores y reducir salarios, ha terminado su ronda de visitas reivindicativas en el Mercado Chico, frente al Ayuntamiento de Ávila.

 

En esta parada, donde se les ha unido un buen número de abulenses, hasta superar aproximadamente el medio centenar, apoyándoles en su lucha, se ha leído el último de los tres manifiestos que tenían preparados para entregar a las diferentes administraciones (local, regional y nacional), y en la que han vuelto a abogar por el apoyo de estas a sus reivindicaciones, para “defender nuestro futuro y el de nuestras familias”, además del “futuro de Ávila”, y para que “vigilen los fondos públicos que le hacen llegar a Nissan”.

 

Desde el Comité de Empresa y frente a todos los presentes han advertido que “somos pocos”, pero que “Nissan va a encontrar en nosotros un hueso duro de roer”, y han apuntado que “manifestamos nuestro compromiso firme de defender nuestros puestos con la misma dignidad con la misma que nos enseñaron basada en el diálogo y negociación como seña de identidad y no autoritarismo e imposición como con la actual dirección”.

 

Tras una parada de unos diez minutos, la manifestación ha continuado en dirección al Mercado Grande y, posteriormente, hasta la plaza de Santa Ana, para volver sobre sus pasos de nuevo hasta la factoría de Nissan en Ávila en el polígono de las Hervencias, donde arrancaba a las 06,00 horas de la mañana la jornada de huelga que han convocado “para que no se produzca ni un solo despido en la fábrica, para que no se produzca ningún traslado y para que se traiga a Ávila una mayor carga de trabajo”, además de que “se cumplan con los acuerdos de 2010 y se readmitan a los trabajadores despedidos”, además de que han mostrado su profundo agradecimiento a la ciudad de Ávila por el apoyo mostrado.

Noticias relacionadas