La socialista Manuela Prieto se muestra contraria a la reforma del Instituto de la Mujer

La concejala socialista en el Ayuntamiento de Ávila, Manuela Prieto ha criticado la reestructuración del Instituto de la Mujer y ha instado al Gobierno a adoptar las medidas, incluidas las normativas, para mantenerlo como organismo autónomo especializado en la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Este Instituto, explica Manuela Prieto, “ha sido durante décadas el responsable de promover las condiciones que hicieran posible la igualdad entre hombres y mujeres, impulsar la participación de las mujeres en la vida económica, política, social y cultural de nuestro país y coordinar los trabajos que han de desarrollar los diferentes Ministerios y demás organismos específicamente relacionados con la mujer. Además, ha apoyado la creación de servicios de atención a las mujeres con mayores dificultades y el desarrollo de políticas de igualdad a nivel autonómico y local. Igualmente, el Instituto de la Mujer ha colaborado, informado y seguido la aplicación de leyes tan importantes para la vida de las mujeres como son la Ley Integral contra la Violencia de Género, la Ley de Igualdad, la Ley de Dependencia o, como no, la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo”.

 

Para la edil socialista, “su papel sigue siendo relevante y su desaparición avalada el pasado día 16 de septiembre", cuando el Boletín Oficial del Estado decretaba que el Instituto de la Mujer pasaba a denominarse Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades "con unas funciones que quedan diluidas completamente". Esta reestructuración, para la socialista, "es una muestra de que el Gobierno Rajoy desatiende, reduce y relega a las mujeres, y sus necesidades, al rincón del olvido”.

 

Por ello, el Grupo Socialista exige al Gobierno que mantenga el Instituto de la Mujer “como organismo autónomo especializado en la Igualdad de Oportunidades entre hombres y mujeres, que modifique los objetivos de este organismo devolviéndole la capacidad de acción que antes tenía centrada en la igualdad entre hombres y mujeres para, entre otras cosas, coordinar las políticas de igualdad con el resto de Ministerios y organismos públicos, así como para hacer el seguimiento de toda la legislación relativa a la igualdad de oportunidades de hombres y mujeres”. 

 

Además, se reclama el aumento de la dotación presupuestaria del Instituto de la Mujer con el objetivo de que pueda seguir ocupándose “de temas tan prioritarios como son la erradicación de la violencia de género, el empleo, la educación no sexista, la trata de personas con fines de explotación sexual, etc.”.

 

Mucho nos tememos que el Instituto de la Mujer terminará desapareciendo totalmente, igual que ocurrió con el Instituto de la Juventud de Castilla y León, acabando así con la participación y la representación de muchos sectores de la población”, termina Manuela Prieto.