La "Señorita Paula", una vida dedicada a la enseñanza

Homenajeada acompañada de sus compañeros.

Este viernes 27 de noviembre, la maestra del Colegio Diocesano "Asunción de Nuestra Señora" Paula Avezuela Hernández, "Señorita Paula" como se dirigían a ella sus alumnos de primaria, recibía un merecido homenaje por parte de sus compañeros con motivo de su reciente jubilación, tras 31 años dedicados a la enseñanza.

"Una maestra, auténtica, convencida de su profesión,  que intentó poner a cada día una sonrisa. Era la sonrisa de la satisfacción que supone para una maestra vocacional disfrutar de cada instante con sus alumnos en el aula; era también la sonrisa amable de la maestra que, en tantísimas ocasiones, asumió el papel de madre; sonrisa también del alma, un alma capaz de transformar en gotas de cariño y ternura cada corrección, cada explicación, cada dificultad por  compleja que ésta fuera", destacan sus compañeros de profesión. 

 

"Y esa sonrisa llegó. Llegó a cada uno de sus alumnos que a los largo de 31 años han pasado por sus manos. Hoy, Paula, pasea orgullosa su alma de maestra por las calles y plazas de nuestra ciudad, donde no hay día que un padre, una madre, una alumno un compañero se acerquen a darle un abrazo agradecido por todo el cariño recibido y lecciones aprendidas", afirman desde el colegio. 
    

 

"Hoy que los centros educativos viven inmersos en una nube de nuevas normativas, tecnologías avanzadas  y proyectos de innovación que nos proponen trabajar con pedagogías actualizadas y basadas en las inteligencias múltiples, el trabajo cooperativo, quizá sea un buen momento, en el día del maestro, volver la vista atrás y observar, escuchar la voz de una generación de maestras, de la que hoy Paula bien podría convertirse en estandarte, para aprender una de las lecciones más sencillas para trabajar como maestro: educar e instruir desde el amor. Sin duda, este grupo de maestras, fueron pioneras en lo que hoy se conoce como “aprendizaje emocional”. Gracias pues a Paula, y a todos y todas los maestros y maestras abulenses que con cariño y paciencia han sido capaces de formar y educar a tantas y tantas generaciones de abulenses", han concluido sus colegas de trabajo.