La secretaria de Urdangarin constata al menos 10 reuniones con Torres hasta el verano de 2009

Su nombre figura en correos electrónicos; en uno, quedó reflejada la búsqueda de trabajadores ficticios para obtener beneficios fiscales
La asistenta personal de Iñaki Urdangarin, Julita Cuquerella, ha reconocido este viernes ante el juez que el duque se reunió diez o doce veces con su exsocio Diego Torres de abril de 2008 a agosto de 2009, mucho después de marzo de 2006, fecha en que el yerno del Rey aseguró que había dejado estas actividades.

Lo ha asegurado en la Ciudad de Justicia de Barcelona en su declaración como testigo ante el fiscal y el juez de Palma José Castro, quien además, durante el interrogatorio, le ha advertido de que podía ser imputada si seguía haciendo elucubraciones y evadiendo preguntas, según fuentes judiciales.

Además, su nombre figura en correos electrónicos incluidos en el sumario, en uno de los cuales quedó reflejada la búsqueda de trabajadores ficticios para obtener beneficios fiscales.

También la han interrogado sobre una nota de su puño y letra que acompañaba al número de una cuenta de Suiza, y que Cuquerella asegura que se la dictó el propio Duque.

Según fuentes judiciales, ella dice que el número de esta cuenta se lo había dado el amigo de Urdangarin y de la Infanta Cristina José María Treviño al propio Duque.

Ella se limitó a pasarlo al administrador de una empresa de comunicación valenciana, Miquel Zorío, para que éste se lo entregara a un directivo de Aguas de Valencia, que es quien presuntamente entregó el dinero al duque.

En este sentido, durante su declaración de más de hora y media, Cuquerella ha valorado como "normal" tener cuentas en Suiza.

La asistenta personal de Urdangarin también ha reconocido haber incluido gastos particulares del Duque en las cuentas de la empresa Aizoon, de la que también es copropietaria la Infanta.

"Reza un Ave María"
Durante el interrogatorio, también le han preguntado si había hablado con Urdangarin antes de acudir a la declaración, algo que ella ha confirmado y, según fuentes judiciales, le dijo al duque que estuviera tranquilo y rezara "un Ave María".

También ha reconocido que "por razones de seguridad" en muchas de las gestiones la propia secretaria escribía 'Ignacio Liebaert', es decir, su nombre completo y el segundo apellido del Duque.

La secretaria fue contratada por Telefónica para asumir la "coordinación de la agenda" del Duque y la organización de sus viajes aunque no se desplazaba con él sino que trabajaba desde las oficinas de la empresa o desde la propia casa de Urdangarin, según declaró la propia secretaria en sede policial el 8 de febrero.

Una trabajadora
También ha declarado este viernes por la tarde la trabajadora de Nóos Naroa Marcos, a quien las partes han preguntado si había firmado un documento que el Instituto presentó para optar al patrocinio del equipo ciclista con el nombre de 'Illes Balears' junto a otras tres empresas.

La extrabajadora ha asegurado que ella no había firmado ese documento, como ya había sostenido en sede policial, algo que fiscal y juez han comprobado comparando su firma con la que sale en el papel, en el que también aparecen los nombres y las firmas de Urdangarin, Torres y el extrabajador de Nóos Juan Pablo Molinero, los tres, imputados.

Cheques firmados
Ha declarado además el empresario Sergi Fernández, proveedor de Nóos, que ha asegurado que Urdangarin también se encargaba de firmar los cheques del Instituto por los trabajos realizados, incluso más allá de marzo de 2006, cuando, en teoría, ya había dejado de dirigirlo.

Además, la coordinadora de personal del conglomerado empresarial alrededor de Nóos, Teresa Zazo, ha asegurado al juez que el yerno del Rey ejerció un papel principal dentro del Instituto junto a su exsocio Diego Torres, después de dejar su dirección por orden de Don Juan Carlos.

Según fuentes judiciales, Zazo también ha confirmado al juez el papel principal que Urdangarin desarrollaba en la Fundación Cultura, Deporte e Integración Social (FDCIS) --puesta en marcha a principios de 2007 y teóricamente destinada a la ayuda de niños marginados, discapacitados y enfermos de cáncer pero utilizada presuntamente para evadir impuestos--, pese a que únicamente Torres figuraba como director.

Zazo había declarado el 8 de febrero en sede policial que comenzó a trabajar con Nóos haciendo encuestas telefónicas e informes de las mismas para empresas clientas del instituto, pero que después se integró en la organización del Valencia Summit e Illes Balears Forum.