La sanidad, una prioridad para el PSOE

Mercedes Martín y Leticia Sánchez, responsables de sanidad en el PSOE, afirman que el PP en la comunidad autónoma y en Ávila están desmantelando la Sanidad Pública, pasando de ser uno de los servicios más valorados por los ciudadanos a ser una preocupación

Aunque el borrador presentado por el gobierno regional en Agosto de 2012, que hablaba de la reducción de 38 médicos y 26 enfermeras para la provincia de Ávila, no ha tenido tramitación parlamentaria; según Leticia Sánchez responsable de Sanidad del PSOE en la provincia de Ávila “se está produciendo una merma de profesionales en una cuantía muy importante, que por el momento afecta a 14 médicos y 6 enfermeras”.

 

El medio rural es el más afectado y “Arévalo, Ávila rural, Lanzahita, Piedrahita, Burgohondo, Muñana  o Madrigal de las Altas han visto como se reducían profesionales en sus centro de salud”, además de reducirles los días de descanso obligatorio, no se cubren incidencias, bajas o vacaciones por otros profesionales.

 

Si “a esto añadimos que cuando llega el periodo estival aumenta la población, teniendo en cuenta las características geográficas de nuestra provincia, el envejecimiento de la población  y la dispersión de los servicios rurales los servicios son cada vez peores”. Y no hay que buscar, como señalaba Leticia Sánchez “sean rentables económicamente sino eficaces”.

 

Por su parte Mercedes Martín afirmó que “el año 2012 ha sido un año para olvidar en cuanto a la sanidad “siguiendo una ruta de recortes” y es estos momentos ningún ciudadano ni ningún profesional dudan del deterioro preocupante que está sufriendo.

 

El consejero de sanidad afirmó que la prioridad de su consejería era reducir los gastos, a lo que Martín dice que “su preocupación y prioridad fundamental tendrían que ser los enfermos” ya que cada vez la Sanidad tiene menos calidad.

 

Otro de los puntos que destacó Martín es que no se tienen datos de las listas de espera desde hace cuatro meses que el PSOE las solicito, acusando al PP de ser “el secreto mejor guardo y más manipulado”. Los datos decían que había 3.000 personas en lista de espera quirúrgica, 900 por especialidades, y no se tienen contabilizadas por provincias las lista de espera para pruebas diagnósticas.

 

Todo esto supone hacer las cosas por la “puerta de atrás y poniéndose de perfil, pero sin ningún objetivo” como afirma Martín. Afirmó que deberían dar prioridad a los enfermos, a las personas, ya que “el PP está poniendo en peligro la sanidad pública a favor del negocio y de sus amigos”.