La risa y la magia se solaparon en el cierre de Ávila Mágica

La magia y la comedia se aliaron este sábado para cerrar Ávila Mágica con dos espectáculos que encandilaron a espectadores de todas las edades. Alberto Figueiredo con su show Magicomedy cerró una jornada en la que el atrio de San Vicente se abarrotó también para recibir al mago Kayto y a los Maestros y Escuela de Magia de Ávila.

El humor y la magia fueron este sábado uno más de los miles de abulenses que se congregaron en el Atrio de San Vicente para asistir a las galas que se sucedieron durante la jornada del clausura del Festival Ávila Mágica.

 

Aunque aun caían unas gotas al inicio de la gala conjunta de la Escuela de Magia y los Maestros de Ávila, que tuvieron que posponerla el viernes por la lluvia, la tarde quedó perfecta para preguntarse ¿qué resulta más poderosa, la magia o la risa?, algo que hizo el mago Kayto en un espectáculo dirigido fundamentalmente a los más pequeños pero que también desató carcajadas en los mayores.

 

El colofón llegó a las 22 horas con el show Magicomedy, en el que el mago Alberto Figueiredo fue hilando toda clase de efectos sorprendentes con grandes dosis de humor y participación del público para despedir Ávila Mágica a lo grande.

 

La mejora en lo meteorológico animó a muchos abulenses a salir a la calle en esta jornada de sábado y aprovechar las distintas actividades propuestas por el festival como la Magia de Calle, la apertura de comercios, los conciertos en los Palacios, los directos de Coca Cola, la apertura nocturna de monumentos o el transporte turístico.