La revista científica 'Geomorphology' edita una clasificación geomorfológica de los volcanes de Tenerife

Volcán de Guímar

La prestigiosa revista científica internacional 'Geomorphology', editada por Elselvier, ha publicado recientemente un trabajo científico sobre la clasificación geomorfológica de los volcanes basálticos monogénicos de la isla de Tenerife realizado el doctor Javier Dóniz Páez, profesor asociado del Departamento de Geografía e Historia de la Universidad de La Laguna y colaborador científico del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), entidad impulsada por Cabildo Insular de Tenerife.

La particularidad de este trabajo científico es que por primera vez se realiza una clasificación global para este tipo de edificios volcánicos, y que puede ser aplicada a cualquier otro territorio volcánico del mundo.

Los volcanes basálticos monogénicos son las formas eruptivas más comunes en la superficie del planeta, por lo que una clasificación de este tipo permitirá unificar criterios a la hora de hablar de la morfológica en cualquier otra región dónde existan este tipo de edificios volcánicos, informa en una nota.

La clasificación está aplicada a los 297 volcanes basálticos monogénicos de la isla de Tenerife, y para ello se han empleado parámetros morfológicos cualitativos (existencia, geometría y disposición del cráter de este tipo de volcanes) y cuantitativos-morfometría (eje mayor y menor de la base del cono y del diámetro del cráter así como la elongación del volcán) que han sido tratados sobre una base cartográfica 1:10.000.

La aplicación de esta metodología da como resultado cuatro grandes tipos morfológicos: volcanes cerrados-anulares, conos volcánicos abiertos en herradura, edificios múltiples y volcanes sin cráter.

En el caso de mayor porcentaje (69%) de sus volcanes basálticos monogénicos se corresponde con conos volcánicos abiertos en herradura, seguido de los volcanes cerrados anulares (13%), volcanes sin cráter (11,5%), y finalmente los edificios múltiples con un 6,4%.

SE APLICA EN EL HIERRO Y LANZAROTE

Esto a su vez se traduce en una mayor o menor complejidad morfológica. En este sentido, los edificios múltiples son los más complejos, seguidos de los abiertos en herradura, los anulares y, por último, los volcanes que no poseen cráter.

La principal aportación de este trabajo científico es que sus resultados pueden extrapolarse a cualquier campo de edificios volcánicos monegénicos del mundo, ya sea insular o continental, debido a la objetividad de los parámetros morfológicos empelados en la investigación.

De hecho, esta clasificación ya se ha aplicado en El Hierro y Lanzarote así como en el campo volcánico de Calatrava, provincia de Ciudad Real, quedando la totalidad de sus volcanes englobados en alguna de las categorías descritas para volcanes basálticos monogénicos.