La resonancia magnética de mayor resolución de la región ayudará a reducir las listas de espera con 22 pruebas diarias

La Universidad de Valladolid (UVA) permitirá a la Gerencia Regional de Salud la utilización conjunta del Equipo de Resonancia Magnética.

La Universidad de Valladolid (UVA) permitirá a la Gerencia Regional de Salud la utilización conjunta del Equipo de Resonancia Magnética de 3 Teslas adquirido por la institución académica para el desarrollo de proyectos de investigación, lo que ayudará a reducir las listas de espera en la sanidad pública de la Comunidad, ya que se estima que con este equipo se lleguen a realizar 22 pruebas diarias -- unas 5.400 pruebas de diagnóstico anuales--.

  

El acuerdo, presentado este viernes por ambas partes, permitirá, en palabras del consejero de Sanidad de la Junta, Antonio María Sáez Aguado, "avanzar en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes". Además, se ampliarán los grupos que pueden desarrollar actuaciones de asistencia sanitaria e investigación, ya que una de las mayores prioridades de la sanidad regional es "trasladar las líneas de investigación a la cama del paciente".

  

Sáez Aguado ha destacado la "empleabilidad" que supone el equipo, --en funcionamiento desde el pasado 3 de mayo--, ya que se ha procedido a la contratación de dos facultativos especialistas de radiodiagnóstico, dos técnicos de rayos, dos enfermeras, un celador y demás personal administrativo.

  

Por otro lado, el rector de la UVA, Marcos Sacristán, ha alabado las propiedades del Equipo de Resonancia Magnética, al afirmar que es una "de las mejores del mercado" y que cuenta con un software incorporado de última generación, especialmente diseñado para la investigación del servicio de Radiología, de Cardiología, de Neurología y de Psiquiatría del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, que les permitirá obtener imágenes de "altísima resolución" y poder así monitorizar la actividad cerebral, seguir la difusión de fármacos o ver la respuesta de diversos órganos "con mucho mayor detalle".

  

Además, ha reconocido que, desde que la UVA adquirió el equipo, ha recibido ofertas del sector privado para su uso conjunto, pero que las rechazó porque al ser la Institución de carácter público, era un "deber" dar prioridad a la sanidad pública, y espera que los resultados "puedan ayudar pronto" y "beneficiar" a la sociedad.

 

Fondos FEDER

   

El director General de Educación de la Junta de Castilla y León, Ángel de los Ríos, no ha querido olvidar que el dinero que ha permitido comprar el Equipo, que ha supuesto un coste de en torno a dos millones de euros, procede, en un 80 por ciento de Europa, gracias a los Fondos Europeos para el Desarrollo Regional (Feder) gestionados a través de la Consejería de Educación de la Junta. Además, con el acuerdo, la Consejería de Sanidad se compromete a aportar 100.000 euros al año para financiar los gastos de mantenimiento y contratación de personal cualificado.

  

De los Ríos también ha asegurado que, con el acuerdo, han logrado rentabilizar la resonancia y por tanto, la inversión que hacen a la sociedad y a la sanidad desde un servicio público, y ha admitido que así se hará un "uso menor" de las resonancias concertadas con el sector privado.