La República de Irlanda apela a 'leprechauns' y tréboles para dar la sorpresa

Jonathan Walters

La selección de la República de Irlanda acudirá este verano a la tercera Eurocopa de su historia, la segunda consecutiva.

 

FICHA TÉCNICA

-Participaciones en Eurocopas: Tres (1988, 2012 y 2016).

-Títulos: --.

-Mejor resultado: Fase de grupos.

-Palmarés: --.

-Cómo se clasificó: Repesca contra Bosnia y Herzegovina.
 

Eire es una de las selecciones con menos historia en la Eurocopa y no ha logrado nunca acceder a las eliminatorias de la lucha por el título. No pudo hacerlo en su estreno en la competición continental, siendo tercero en el grupo en 1988, ni tampoco en la anterior edición de 2012, cuando acabaron últimos con tres derrotas.

Ahora, 'The Green Army' confía en por lo menos cuajar un mejor papel que el que hizo hace cuatro años con el italiano Giovanni Trapattoni en el banquillo. El seleccionador actual, Martin O'Neill, ha conseguido meter a su país en la Eurocopa y tiene argumentos, más allá de lo heroico, para pugnar cuanto menos por no defraudar.

Quedó tercera en el Grupo D de la clasificación para esta Eurocopa, por detrás de Alemania y Polonia, con 22 y 21 puntos respectivamente, y superando a Escocia por tres puntos de diferencia, además de a Georgia y Gibraltar. Una clasificación en la que sumaron 5 triunfos, por 3 empates y solo 2 derrotas ante Escocia (1-0) y Polonia (2-1). Ganaron incluso a Alemania (1-0) en el Aviva Stadium de Dublín, buena muestra de su competitividad.

Y esos buenos resultados le permitieron ir a un 'play-off' donde dio cuenta de Bosnia y Herzegovina, a la que sentenció en Dublín con un doblete Jon Walters. Ahora, encuadrados en el complicado Grupo E junto a Italia, Bélgica y Suecia, empieza lo bueno para un grupo que se ha ganado el derecho a soñar y a disfrutar.

Irlanda combina el joven talento con la veteranía de hombres como el portero Shay Given, a sus 40 años, el central del Sunderland John O'Shea (35), y, en la punta, un recuperado Robbie Keane (35) que, desde Los Angeles, es el internacional más longevo en la historia de su país con 143 internacionalidades.

Keane es además el máximo goleador histórico, con 67 goles marcados con la camiseta de su país, 5 de ellos logrados en el camino hacia esta Eurocopa. Será un fijo en la delantera salvo recaída en su lesión, y junto a él estará Shane Long o Daryl Murphy. Eso sí, tendrá el mismo peso en ataque Jon Walters, a quien O'Neill ve más como creador y como llegada desde segunda línea.

JON WALTERS, EXPLOSIÓN TARDÍA Y ENÉRGICA

Si en esta selección de Irlanda destaca alguien más allá de Robbie Keane, que es historia viva de los hombres de verde en su ocaso, es Jon Walters, jugador del Stoke City.

Futbolística atípico porque, a sus 32 años, se está empezando a dar a conocer a nivel internacional. Debutó a la tardía edad de 27 años como internacional absoluto después de luchar por hacerse un hueco en el fútbol inglés hasta llegar a la Premier en 2010. Junto a Keane, será clave en el porvenir de Irlanda.

Reconocido como mejor jugador en Irlanda en 2015, vive su mejor momento como así lo atesoran sus cinco goles en la fase de clasificación. Con Martin O'Neill está jugando básicamente como centrocampista, creando y llegando para marcar y asistir por igual. Así, su explosión puede ayudar tanto a Robbie Keane como al resto de hombres de ataque a intentar dar la campanada ante Suecia, Bélgica o Italia.

MARTIN O'NEILL, VETERANÍA AL RESCATE

El seleccionador irlandés es Martin O'Neill, un veterano de 64 años que está rejuveneciendo a la selección pero sin hacer ningún cambio de poderes brusco. Cogió a Irlanda para la fase de clasificación de este Eurocopa y cumplió el objetivo pese a tener que pasar por el 'play-off'.

O'Neill, que se dio a conocer como técnico sobre todo en su etapa en el Celtic Glasgow, al que llevó a la final de la Copa de la UEFA en 2003 con derrota ante el Oporto de Jose Mourinho, afronta su primera gran competición internacional.

El triplete que logró con el equipo escocés, al ganar la Liga, Copa y Copa de la Liga en Escocia, es su mayor éxito como técnico. Como jugador ya había despuntado en el histórico Nottingham Forest que ganó la Premier inglesa en 1978 y las Copas de Europa de 1979 y 1980. Una lesión acabó con su carrera, pero como técnico, antes de tomar las riendas de Italia, también destacó en la Premier con el Aston Villa y el Sunderland.