La reina Máxima sale del hospital y seguirá la recuperación en palacio

MÁXIMA DE HOLANDA/GUETTY

La reina de Holanda ya ha sido dada de alta, tras haber sido ingresada por sufrir una inflamación de riñón. Agradece, a través de Twitter, todas las muestra de cariño recibidas desde que cayó enferma durante la visita de Estado a China.


La reina Máxima de Holanda ha recibido el alta hospitalaria por la infección renal que sufría durante su visita a Pekín. La Reina fue hospitalizada durante su visita de Estado a China iniciada el 25 de octubre, la cual se vió obligada a abandonar.

 

El rey Guillermo Alejandro y Máxima se encontraban en China en una visita oficial con el fin de mejorar las relaciones comerciales entre ambos paises cuando la reina se comenzó a sentir mal con fiebre muy elevada y fuertes dolores de espalda. 

 

 

La reina comenzó a sentirse mal y se vió obligada a abandonar la agenda prevista para ese viaje. Según parece, Máxima ha sufrido una nefritis, inflamación de uno o ambos riñones. Sin embargo, a pesar de estar enferma, acudió al Palacio Presidencial de Pekín, dónde se celebraba una cena de gala y en la que aguantó muy bien el tipo.

 

Fue internada el miércoles 28 de octubre en el hospital de Bronovo, de La Haya, después de que suspendiera el resto de la visita oficial a China. Mientras tanto, su marido continuó con la agenda prevista y agradeció por medio de la red social de Twitter los ánimos que había recibido. Tras tres días ingresada, la argentina ha recibido el alta hospitalaria y continuará su recuperación en casa. La reina ha querido mostrar su agradecimiento a través del perfil de Twitter de la casa real: "Muchas gracias por los mensajes de buenos deseos que he recibido. Vuestro apoyo es reconfortante".