La regiĂłn cuenta la tasa mĂĄs alta de EspaĂąa en prĂŠstamos en bibliotecas por habitante

En EspaĂąa, el nĂşmero de usuarios inscritos en las bibliotecas creciĂł un 11,5 por ciento

Castilla y LeĂłn cuenta con la tasa de prĂŠstamos por habitante en bibliotecas mĂĄs alta de EspaĂąa, con 2,91 documentos por persona, seguida por Navarra y CataluĂąa (2,49 en ambas), segĂşn los datos de la EstadĂ­stica de Bibliotecas de 2010 hecha pĂşblica este martes por el Instituto Nacional de EstadĂ­stica (INE).

A nivel nacional, el nĂşmero de usuarios inscritos en las bibliotecas creciĂł un 11,5 por ciento y el nĂşmero de visitas aumentĂł un 5,7 por ciento entre los aĂąos 2008 y 2010. Asimismo, nueve de cada 10 bibliotecas ya tienen acceso a Internet.

La citada estadĂ­stica ha recogido un total de 6.608 bibliotecas, cifra muy similar a la registrada en 2008. No obstante, si se tienen en cuenta los puntos de servicio o locales que dependen de estas bibliotecas, el nĂşmero se eleva hasta 8.963, un 8.5 por ciento mĂĄs que en 2008.

Cabe destacar que se mantiene la pauta de aĂąos anteriores de continuo ascenso de la demanda de servicios bibliotecarios y de paulatino proceso de modernizaciĂłn de las bibliotecas.

Visitas y usuarios
El nĂşmero de visitas declaradas alcanzĂł los 215,98 millones en 2010, con un incremento del 5,7 por ciento respecto a la anterior estadĂ­stica, realizada en 2008. Esto supone que cada habitante acudiĂł a una biblioteca una media de 4,7 veces durante el aĂąo 2010.

El nĂşmero de usuarios inscritos creciĂł un 11,5 por ciento respecto a 2008 alcanzando los 18,07 millones de personas (14,37 millones de adultos y 3,70 millones de infantiles). Esto supone que casi dos de cada cinco habitantes son usuarios de bibliotecas. CataluĂąa (51,9 por ciento), Principado de Asturias (51,4 por ciento) y AragĂłn (49,2 por ciento) estĂĄn al frente en este apartado.

Respecto al prĂŠstamo de libros, los usuarios de bibliotecas tomaron en prĂŠstamo domiciliario 82,15 millones de documentos, un 10,3 por ciento mĂĄs que en 2008. Durante el aĂąo 2010 se prestaron de media 1,6 documentos por habitante. Las mayores tasas de prĂŠstamos por habitante se situaron en Castilla y LeĂłn (2,91 documentos por habitante) y en la Comunidad foral y CataluĂąa (2,49 en ambas).

Por tipo de documento, el mĂĄs solicitado fue, de nuevo, el libro, con el 65,3 por ciento de los prĂŠstamos. Le siguieron los prĂŠstamos de documentos audiovisuales y sonoros. Cabe destacar que mientras que la demanda de libros continuĂł ascendiendo en 2010 (un 12,3 por ciento mĂĄs respecto a 2008), las de documentos audiovisuales y sonoros descendiĂł (un 4,7 por ciento y un 17,6 por ciento, respectivamente).

La cantidad de fondos existentes fue de 246,20 millones de documentos, un 4,5 por ciento superior que en 2008. Los libros registraron el mayor aumento, con 8,79 millones mĂĄs de unidades.

Nuevas tecnologĂ­as
El uso de las nuevas tecnologĂ­as se estĂĄ consolidando en las bibliotecas espaĂąolas con una mayor utilizaciĂłn de los recursos de Internet y mĂĄs equipamiento, asĂ­ como, un aumento en el nĂşmero de bibliotecas que disponen de ellos. AsĂ­, la proporciĂłn de bibliotecas con acceso a internet se elevĂł hasta el 88,8 por ciento en 2010. En el caso de las pĂşblicas, este porcentaje se elevĂł hasta el 93,8 por ciento.

El 34,9 por ciento de las bibliotecas disponĂ­a de pĂĄgina web en 2010 y se contabilizaron 343,23 millones de visitas, un 8,8 por ciento mĂĄs que en 2008. El 94,9 por ciento de las bibliotecas poseĂ­a ordenadores para su gestiĂłn interna y el 78,6 por ciento para uso pĂşblico.

De titularidad pĂşblica
Por Ăşltimo, la estadĂ­stica del INE seĂąala que el 82,4 por ciento de las bibliotecas eran de titularidad pĂşblica en 2010, siendo la AdministraciĂłn local la que mayor nĂşmero de ellas soportaba (4.157 bibliotecas).

La financiaciĂłn de las bibliotecas recayĂł, principalmente, en la AdministraciĂłn Local (el 47,8 por ciento del total), seguida de la AdministraciĂłn AutonĂłmica (20,8 por ciento), la AdministraciĂłn General del Estado (10,5 por ciento) y de las Diputaciones Provinciales y Cabildos Insulares (6,9 por ciento). Por su parte, la financiaciĂłn privada, ya sea a travĂŠs de empresas o cobro de cuotas a sus usuarios, representĂł, en media, el 14,0 por ciento.