La reducción del censo de ibérico desploma un 46% la cifra total de animales sacrificados en los mataderos de Salamanca

El censo de porcino ibérico se ha reducido de manera notable

Solo entre 2012 y 2013, el número de cabezas que pasó por algún matadero de la provincia ha caído en más de un millón, pasando de 2,3 a 1,2 millones en solo 365 días, arrastrado por el porcino ibérico.

 

 

VOLUMEN TOTAL DE ANIMALES

 

2008: 2.897.180

 

2012: 2.343.687

 

2013: 1.280.511

 

CABEZAS DE PORCINO SACRIFICADAS

 

2008: 2.617.535

 

2012: 2.107.352

 

2013: 1.168.902

El escenario de históricos precios en el que se ha instalado el sector del porcino ibérico en la provincia, como consecuencia de la escasez de animales en el mercado, no ha pasado desapercibido en las cifras de cabezas sacrificadas correspondientes al cómputo total de los sectores en los 29 mataderos de Salamanca.

 

Tal es así, que éstas presentan un desplome del 46% en el año 2013 en relación al ejercicio anterior, pasando de las 2.343.687 cabezas a las 1.280.511 actuales, lo que supone más de un millón menos en solo un año, según los datos facilitados por la delegación de la Junta de Castilla y León en Salamanca.

 

Sin duda, el principal damnificado es el sector del porcino (principalmente el ibérico), que ha perdido la friolera de 938.450 cabezas en solo un año, pasando de los más de 2,1 millones de sacrificios de 2012 a los 1,16 del pasado ejercicio 2013.

 

Como consecuencia de esta brutal reducción, el precio del porcino ibérico se ha disparado hasta límites nunca vistos, llegando incluso a acumular casi dos años sin que el precio tienda a la baja, y con un futuro que no arroja claridad sobre un posible cambio de tendencia ansiado por los industriales y odiado por los ganaderos; las dos caras de la moneda.

 

Pero esta situación se agrava aún más si se comparan los datos de los años 2008 y 2013, cuando el volumen total de animales sacrificados pasó de casi 2,9 millones a los 1,28 de la actualidad, cifra que representa un descenso de más de 1,6 millones de cabezas, o lo que es lo mismo, una caída del 56%.

 

El descenso de las matanzas en el porcino es similar ya que se trata también de un 56% menos, pasando de las más de 2,6 millones de cabezas a las 1,1 del ejercicio 2013, y con unas perspectivas de mantener esta tendencia y la escasez de reses.

 

VACUNO Y OVINO, TAMBIÉN A LA BAJA

 

Pero no solo el porcino se ha visto afectado por esta situación, también lo han sufrido el vacuno y el ovino, cuyos sacrificios también han han descendido de manera notable. Así, en el caso del vacuno, entre 2012 y 2013, la cifra de animales ha descendido en 1.792, o un 16%, pasando de las 118.972 a las 100.180 de 2013.

 

Comparando el periodo 2008 - 2013, el descenso es menor porque la diferencia entre ambos ejercicios fue de 14.700 animales.

 

El ovino no iba a ser una excepción y también ha visto como los mataderos sacrificaban un menor número de animales, al pasar de los 117.163 de 2012 a los 113.261 de 2013, con un descenso de 3.902, o lo que es lo mismo, del 4%. Más diferencia existe entre 2008 y 2013 cuando la cifra de cabezas se desplomó en un 24%.

 

Este hecho se debe a la escasa rentabilidad de un sector como el ovino que hace que cada año más ganaderos se decidan a cerrar la puerta de manera definitiva.

 

Por tanto, los datos como el algodón, no engañan y muestran a la perfección el descenso de la cabaña ganadera que hace que los precios (con la excepción del ovino) se mantengan en niveles nunca vistos.