La RAE, sobre la falta de mujeres en la institución: "El gran error histórico ya se está neutralizando"

Darío Villanueva en los Desayunos de Europa Press

Ingresa con el patrocinio del diccionario online igual que las ventas en papel "en la mitad de tiempo".

El director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva, ha asegurado este miércoles que "el gran error histórico" que se cometió por la falta de representación femenina en la institución "ya se está neutralizando".


Villanueva ha defendido durante su intervención en los Desayunos Informativos de Europa Press que, desde su entrada en la RAE, prácticamente han ingresado tantos hombres como mujeres. En la actualidad, la academia cuenta con ocho mujeres ocupando sillas de un total de 46 --aunque dos de ellas están vacantes--.

"El gran error que se cometió históricamente al no admitir a mujeres como Emilia Pardo Bazán, por ejemplo, ya se está neutralizando, pero los académicos de ahora no son responsables de lo que no se hizo antes", ha zanjado.

Por otro lado, ha detallado que con el patrocinio del diccionario en línea de la institución se ha ingresado "en la mitad de tiempo" la misma cifra, siete millones de euros, que con las ventas del diccionario en papel durante trece años.

Según Villanueva, los ingresos por el diccionario han registrado en los últimos años "un descenso considerable". Así, del año 2001 al 2014 --periodo de circulación de la 22ª edición--, los ingresos de siete millones de euros en ventas han equivalido únicamente a un año de presupuesto de la RAE.

En este sentido, ha destacado que el acuerdo alcanzado con La Caixa para el diccionario digital ha supuesto "un respiro enorme" para la institución. "Teníamos un problema y lo hemos conseguido paliar con el valor de la mercadotecnia", ha aseverado Villanueva, quien ha destacado que en el mes de enero el diccionario digital registró 60,7 millones de consultas.

El académico ha reiterado que el nuevo diccionario de la RAE tendrá por primera vez su origen en la versión digital, en lugar de la de papel. A su entender, esta decisión "marcará un hito y supondrá una refundación" del diccionario, con una versión digital "que no tendrá límites", aunque también habrá una versión en papel.

"Vamos a seguir haciendo libros pero en el mundo editorial hay una restricción considerable. La caída de ventas en el año 2001 en comparación con las de 2014 son muy significativas, ha habido un descenso de 200.000 a 20.000 ejemplares en el primer envite de puesta en circulación del diccionario", ha lamentado.

Preguntado por una fecha para la publicación de la nueva edición, no la ha precisado porque "el ritmo de publicaciones ha sido variable". "Por ejemplo, para la publicación de la anterior edición transcurrieron trece años, aunque confío que este año no seamos tan tardones", ha aseverado.

En cualquier caso, ha adelantado que seguramente se podrán ir ofreciendo "entregas parciales" de la nueva edición, al no estar sometida a "la tiranía del orden alfabético". Asimismo, ha destacado la posibilidad de que existan ediciones "puntuales" específicas para "una bolsa de público determinado".

Preguntado por la actual situación del español, Villanueva ha apuntado que su valor económico está cifrado en torno a un 15% del PIB en España. La labor de la RAE para defender su buen uso es "importante y ejerce una influencia benéfica", si bien no la considera "imprescindible". "Los ingleses no tienen academia y son el idioma de referencia, pero es verdad que el inglés ganó la II Guerra Mundial", ha señalado.

RAJOY, VINCULADO A LA RAE

A lo largo de la última legislatura, la RAE no ha recibido la visita del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, algo que el director ha lamentado, atendiendo sobre todo a la vinculación del político con esta institución: una tía abuela de Rajoy donó fondos bibliográficos para una de las bibliotecas de la RAE.

"Rajoy sabía esto y, además, le hemos hecho la invitación verbal y formalmente. Asimismo, en mi caso, tengo conocimiento personal de Rajoy desde hace un tiempo, pero no quisiera insistir más en esto, porque todos comprendemos lo apretada que tiene la agenda un presidente del Gobierno", ha matizado.

EL INGLÉS EN LA PUBLICIDAD

Dentro de esa labor de vigilancia del idioma, ha anunciado que tendrá una reunión con representantes del sector publicitario para "afrontar el problema" de un uso "innecesario" de términos en inglés. "Es un comportamiento de papanatas, como si nombrar a algo en inglés le diera un plus de calidad. Vamos a llamar la atención a los profesionales porque ellos pueden incidir en esto", ha insistido.

Por el contrario, no cree que la comunicación a través de las redes sociales "perjudiquen al idioma", porque los usuarios son conscientes del medio por el que se comunican. "Hay secciones comunicativas que permiten determinadas licencias, pasó lo mismo con el telégrafo, no se busca la corrección lingüística ni se escriben endecasílabos. Mis alumnos me escriben por whatsapp de una forma y luego escriben trabajos correctos, cada cosa en su momento", ha indicado.

Respecto a si el inglés es una lengua "presionante", Villanueva ha apuntado a determinados sectores como el de las publicaciones científicas donde la RAE "no tiene nada que hacer" ante la necesidad de hacerlo en inglés para acreditar el currículum. "Las valoraciones del rendimiento se hacen con una atención considerable a todo lo que se publica en lengua inglesa", ha reconocido.