La puntería de los Spurs destroza a Miami

Manu Ginobili, jugador de los Spurs penetra a canasta

El espectacular acierto en el tiro de San Antonio Spurs les ha permitido arrollar a domicilio a Miami Heat (92-111) y cobrar ventaja (2-1) en las Finales de la NBA, tras un duelo en el que Kawhi Leonard se erigió en líder del equipo tejano al anotar 29 puntos.

FICHA TÉCNICA.
 

RESULTADO: MIAMI HEAT, 92 - SAN ANTONIO SPURS, 111.
 

EQUIPOS.



MIAMI HEAT: Chalmers (2), Wade (22), James (22), Lewis (14) y Bosh (9) --cinco inicial-- Allen (11), Andersen (3), Cole (8), Jones (-) , Haslem (-), Douglas (1), Battier (-) y Oden (-).



SAN ANTONIO SPURS: Parker (15), Green (15), Leonard (29), Diaw (9) y Duncan (14) --cinco inicial-- Ginobili (11), Splitter (6), Mills (5), Bonner (2), Belinelli (3), Baynes (2), Ayres (-) y Joseph (-).



PARCIALES: 25-41, 25-30, 25-15 y 17-25.
 

ÁRBITROS: Monty McCutchen, Tony Brothers y Zach Zarba. Sin eliminados.
 

PABELLÓN: American Airlines Arena. 19.900 espectadores.

Los Spurs, el mejor equipo de la temporada regular, completaron una primera parte para enmarcar, especialmente un cuarto inicial en el que endosaron un parcial de 25-41 a los vigentes bicampeones. El equipo visitante anotó 19 de sus 21 primeros lanzamientos a canasta y se fue al descanso 21 puntos arriba (50-71).

"Creo que nunca más llegaremos al descanso de un partido con un 76 por ciento de acierto en el tiro", reconoció tras el partido el entrenador de San Antonio, Gregg Popovich. Por primera vez desde 1987, cuando Los Angeles Lakers anotaron 75 puntos ante Boston Celtics, un equipo superaba los 70 puntos al descanso de un partido de las Finales.

El estilete de los Spurs fue Leonard, quien apenas había anotado 18 puntos entre los dos primeros encuentros, pero que se destapó con 29 tantos y 10/13 en tiros de campo. El alero lideró una importante victoria a la que también colaboraron Tony Parker (15 puntos), Danny Green (15) y Tim Duncan (14).

Espoleados por Norris Cole, sustituto de un gris Mario Chalmers, los Heat intentaron la remontada en el tercer cuarto, con un parcial de 10-0 que les permitió colocarse a siete puntos (74-81). Sin embargo, fue lo más cerca que pudo situarse la franquicia de Florida, impotente cuando su rival volvió a apretar el acelerados en el último parcial.

En esta ocasión, la hiperactividad de LeBron James (22 puntos, 7 asistencias, 5 robos y 5 rebotes) y la aportación de Dwayne Wade (22 tantos) no bastaron para Miami, que vuelve a situarse con desventaja en las Finales tras su triunfo en el segundo partido. De nuevo con el apoyo del American Airlines Arena, los Heat tratarán de reequilibrar la serie en la madrugada del jueves al viernes.