La provincia de Ávila la principal perjudicada del ERE de Paradores

Parador Raimundo de Borgoña, de Ávila

CSIF afirma que el ERE planteado en toda la Red de Paradores de España, que afecta a los establecimientos de Ávila y Gredos, repercutirá en la economía de la zona y en la calidad turística de la provincia. Antes de ponerlo en marcha debería realizarse en Plan de Viabilidad para mantener la empresa en una situación competitiva

El sindicato CSIF, que tiene representación en el comité de empresa, afirma que “tanto el Parador de Gredos, como el de Avila capital han de considerarse como un verdadero patrimonio turístico de nuestra provincia, y por tanto, son imagen y emblema de un turismo de calidad”.

 

Además, la pérdida de puestos de trabajo y el cierre temporal de las instalaciones repercutirá negativamente en la economía abulense, fundamentalmente de la zona de Gredos.

 

Desde CSI-F no entienden el planteamiento de un ERE en estos dos establecimientos “sin que con anterioridad exista un verdadero, serio y responsable Plan de Viabilidad que les permita mantener una posición competitiva en el mercado”. Para ello deberían realizar una profesionalización de la gestión en la Red de Paradores.

 

Según el CSIF la rentabilidad del Parador de Ávila está por encima de la media nacional, habiendo demostrado su competitividad; por esta razón no entienden que se haya planteado un 30% de despidos sobre la plantilla actual, muy por encima de la planteada en otros establecimientos de la red con menor rentabilidad.

 

“Desde CSI-F esperamos que, por parte de las instituciones abulenses, se interesen por salvaguardar lo que supone parte de la idiosincrasia de Avila. Si  Avila sigue apostando por el turismo de calidad, es absolutamente necesario que no se desmantelen los Paradores abulenses”. Aunque al mismo tiempo exigen la profesionalización de la gestión de los mismos.

 

Finalmente queremos manifestar que, “analizados determinados datos, creemos que no existen motivos objetivos suficientes para la presentación de un ERE extintivo de la dimensión, como el presentado para el Parador de Avila. No vemos motivos, ni económicos, ni técnicos, ni organizativos”.