La provincia de Ávila, en alerta amarilla por altas temperaturas

Hidratarse y refrescarse será necesario durante estos días de riesgo de calor.

La zona con mayor riesgo de altas temperaturas será la del Valle del Tiétar, donde se podrían alcanzar los 37 grados centígrados, lo que conllevará también un aumentos del riesgo de incendios forestales, tal y como ha anunciado la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

La Agencia Española de Meteorología (Aemet), ha activado la alerta amarilla en Ávila por riesgo de altas temperaturas, que podrían llegar hasta 37 grados, sobre todo en la zona sur de la provincia. Según los datos aportados, el aviso podría afectar a esta zona con una probabilidad de entre el 40 y el 70 por ciento entre las 13,00 y las 19,00 horas.

 

En total, una quincena de provincias del interior peninsular tendrán este martes avisos de riesgo (amarillo) o riesgo importante (naranja) por altas temperaturas que podrían llegar, por ejemplo, en Sevilla, hasta los 40 grados centígrados.

 

Así, el riesgo será importante (naranja) en Córdoba y Toledo, donde alcanzarán 40 y 39 grados centígrados respectivamente, mientras, el aviso es amarillo, además de para la provincia de Ávila, se extiende también para las de Salamanca, Cáceres, Badajoz, Madrid, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Sevilla, Huelva, Cádiz, Granada y Jaén.

 

Riesgo de incendios

 

Ante esta situación, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León ha declarado también alerta por riesgo meteorológico de incendios forestales en la Comunidad entre los días 15 y 18 de julio, que afectarán en el caso de Ávila, sobre todo a la zona del Valle del Tiétar, con mayor riesgo según avancen los días, siendo los más propicios los días 17 y 18.

 

Esta situación de riesgo se ocasiona por una masa de aire sahariano en altura que va a afectar a toda la Península Ibérica, asociada a una fuerte disminución de la humedad relativa, un incremento de las temperaturas máximas, especialmente acusado en el suroeste de Castilla y León, y un incremento de la intensidad del viento, de componente oeste-suroeste, que soplará durante esos días de forma continuada.

 

Estas condiciones meteorológicas provocan que se incremente la probabilidad de ignición de los combustibles vegetales y se eleve la velocidad de propagación en caso de iniciarse un incendio, agravada por los posibles fenómenos convectivos asociados a la fuerte inestabilidad atmosférica, lo que provoca un incremento del riesgo de incendios forestales.

Noticias relacionadas