La producciĂłn de trigo superarĂĄ a la de cebada por primera vez en diez aĂąos en CyL

 

La consejera de Agricultura y GanaderĂ­a, Silvia Clemente, ha dado a conocer este lunes la cosecha del cereal de invierno en toda la Comunidad AutĂłnoma y los datos demuestran que por primera vez en los Ăşltimos diez aĂąos la producciĂłn de trigo supera a la de la cebada

Los datos ofrecidos por la consejera en la localidad zamorana de Villanueva del Campo corresponden a la estimación de la primera semana de julio, con la cosecha ya iniciada en toda la Comunidad y pråcticamente  concluida al Sur del Duero.

Según los datos de la Consejería, la superficie de cereales de invierno en Castilla y León es de 1.900.069 hectåreas, lo que supone un incremento de 0,47 por ciento y la producción de esta campaùa se situarå en 4.707.331 toneladas, lo que supone un descenso de producción del 29 por ciento con la cosecha del 2011, y de un 23 por ciento  con la media de los últimos diez aùos. 

En EspaĂąa se prevĂŠ una cosecha de 12,5 millones de toneladas, lo que supone un descenso del 24,8 por ciento con respecto al pasado aĂąo, "cifras vuelven a situar a Castilla y LeĂłn, con mĂĄs de 62.000 cultivadores de cereal, como la primera Comunidad AutĂłnoma productora de cereales con el 37 por ciento del total nacional".

"Por primera vez en los Ăşltimos diez aĂąos, en esta campaĂąa la mayor producciĂłn corresponde al trigo con 2.218.232 toneladas" motivado, como ha explicado la consejera, "por el incremento de la superficie que se viene produciendo en los Ăşltimos aĂąos en los que los agricultores han tomado la decisiĂłn de sembrar trigo en detrimento de la cebada, teniendo en cuenta los buenos los rendimientos obtenidos con las nuevas variedades y su diferencial de precio".

Esto supone, como ha explicado la consejera, que los agricultores de Castilla y LeĂłn han realizado un cambio en la elecciĂłn del cultivo, considerado en muchos casos cabeza de la alternativa de siembras y de esta forma aprovechar las sinergias de los cultivos precedentes e incluso de los barbechos, orientando en definitiva sus planes de siembra en la bĂşsqueda de una mayor rentabilidad en las explotaciones de la Comunidad.

Le sigue en producción en Castilla y León la cebada, con 2.130.759 toneladas, el centeno, con 186.763 toneladas y la avena con 171.576 toneladas. 

Al igual que el pasado aùo, Burgos se sitúa como la provincia de Castilla y León en la que se prevÊ una cosecha mayor, con 1.381.006 toneladas, mientras que Ávila es la provincia en la que la previsión es menor con 191.616 toneladas.

CampaĂąa AgrĂ­cola

Durante su estancia en la provincia de Zamora, la consejera de Agricultura y GanaderĂ­a, Silvia Clemente, ha manifestado que la campaĂąa agrĂ­cola de este aĂąo se ha visto condicionada por circunstancias meteorolĂłgicas excepcionales, caracterizada por una severa sequĂ­a otoĂąal e invernal y por las altas temperaturas registradas en el mes de mayo y en la segunda quincena de junio.

Clemente ha recordado que, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la pluviometría acumulada en Castilla y León a lo largo del aùo hidrológico (de septiembre de 2011 a junio de 2012) ha sido entre un 50 y un 75 por ciento menor que en un aùo normal.   

Las precipitaciones de la campaùa agrícola en la Región han sido un 50  por ciento menos que la media del periodo 1981-2010.

Ademås se ha producido una importante variación provincial, siendo Ávila, Palencia, Soria y Zamora donde mås se ha acusado la escasez de lluvias, lo que ha provocado, como ha afirmado Clemente, problemas en los cereales de invierno de siembras mås tardías, principalmente en las provincias de las comarcas de Campos y Cerrato en Palencia y en el Sureste de la provincia de Soria.

Las lluvias registradas en el mes de abril mejoraron esas previsiones y permitieron paliar en parte el problema de sequĂ­a que se planteaba. Sin embargo las altas temperaturas del mes de mayo, en concreto las registradas a principios de la segunda decena de mayo que superaron los 30Âş, provocaron tambiĂŠn efectos negativos sobre la maduraciĂłn del grano incidiendo en su menor peso especĂ­fico y por lo tanto en su producciĂłn.

No obstante, han recordado que  cifras ofrecidas por la Consejera son una estimación ya que la cosecha no ha concluido en su totalidad y estas estimaciones se ajustarån cuando finalice la recolección en toda la Región.

Precios

La reducción de la producción de este año por las inclemencias meteorológicas se ve compensada en parte, como ha explicado la Consejera, por el precio de venta de los cereales que se viene manteniendo desde octubre de 2011, en niveles atractivos.  Actualmente las operaciones, según los datos de las lonjas representativas de la Comunidad, están en torno a 208 euros/tonelada para el trigo, 203 €/t para la cebada, 197 euros/tonelada para la avena y 197 euros/tonelada para el centeno.

Unos precios que suponen un incremento con respecto el pasado aùo. En concreto se ha producido un aumento del 4 por ciento en el caso del trigo, del 7 por ciento para la cebada, de 9,75 por ciento en el caso de la avena y de un 11,72 por ciento  para el centeno. Ademås del precio del propio cereal, destaca el valor que se puede obtener por la venta de la paja. Un subproducto, en otras campaùas considerado residual, que debido a la escasez de este aùo, estå tiendo un precio cuyo beneficio redunda en el agricultor.

Este incremento de precios contribuirĂĄ positivamente, como ha afirmado la responsable del ĂĄrea, a mejorar la rentabilidad de las explotaciones de la RegiĂłn.

La Consejera ha asegurado que confĂ­a en que la futura reforma de la PolĂ­tica AgrĂ­cola Comunitaria y el proyecto de Ley de la Cadena Alimentaria, que estĂĄ elaborando el Ministerio y que previsiblemente se conocerĂĄ en el mes de septiembre, puedan solucionar las irregularidades, en el poder de negociaciĂłn, de los diferentes agentes de la cadena de valor y aclaren la formaciĂłn de precios del sector.