"La prioridad es el paro"

"¿Empezamos?", le preguntó su vicepresidenta primera, Celia Villalobos. "A ver si ocupan sus escaños", contestó Posada.

La vigésimo segunda edición del Debate sobre el estado de la Nación arrancó este miércoles al mediodía con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mencionando "el drama" del paro y la "dura realidad" que viven casi seis millones de españoles, lo que considera su prioridad al frente del Gobierno.  

  

Rajoy, que había llegado al Congreso a las once y media, se encaminó al Salón de Pleno sobre las doce seguido de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y otros ministros.

  

El presidente del Congreso, Jesús Posada, abrió la sesión a las doce y cinco con el hemiciclo abarrotado de diputados y senadores y con los miembros del Gobierno en el banco azul escuchando a Rajoy. "¿Empezamos?", le preguntó su vicepresidenta primera, Celia Villalobos. "A ver si ocupan sus escaños", contestó Posada.

  

En las tribunas se podía ver a la esposa del jefe del Gobierno, Elvira Fernández Balboa, que estuvo departiendo con María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha.

  

También acudieron a la cita, la primera con Rajoy al frente del Gobierno, otros presidentes autonómicos como Luisa Fernanda Rudi (Aragón y Pedro Sanz (La Rioja).

 

REORDENACIÓN DEL SECTOR ELÉCTRICO

 

El Gobierno abordará "de forma inmediata" una "profunda reordenación" del sector eléctrico, que remitirá este semestre al Congreso, anunció el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, durante el Debate sobre el estado de la Nación.

  

Rajoy defendió las medidas adoptadas en el sector eléctrico por el actual Gobierno y aseguró que, de no haber sido adoptadas, el déficit de tarifa "habría aumentado año tras año hasta alcanzar en 2015 el doble del actual".

  

Entre las medidas adoptadas, a las que calificó de "primeros pasos", citó la suspensión en la percepción de primas a nuevos proyectos de renovables, los recortes de retribución a la distribución y transporte, la reducción de los pagos por capacidad y la creación de nuevos impuestos.