La prevalencia de tuberculosis bovina disminuye en Salamanca un 50% y se sitúa en el 2,1%

En cuanto a brucelosis bovina, la prevalencia ha sido del 0,1 por ciento, por lo que la Junta de Castilla y León ha presentado a la Comisión Europea el expediente para la obtención del estatus de 'oficialmente libre'.

La tuberculosis bovina ha descendido en Castilla y León al 1,9 por ciento en 2015, lo que supone 31,1 puntos menos que en el ejercicio 2012, mientras que la brucelosis se sitúa en un 0,1 por ciento, por lo que la Junta ha solicitado a la Comisión Europea declarar libre de la enfermedad Burgos, Soria y Valladolid.

  

Así se ha puesto de manifiesto durante la reunión que ha mantenido el director general de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias, Jorge Llorente, con las organizaciones profesionales agrarias y la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl) para darles a conocer el balance de la Campaña de Saneamiento Ganadero 2015.

  

En lo que respecta a tuberculosis bovina, la prevalencia (número de explotaciones positivas sobre el total de explotaciones saneadas) ha descendido por debajo del 2 por ciento.

  

En sólo tres años, desde 2012, la prevalencia ha pasado del 33 al 1,9 por ciento registrado en 2015. Cabe resaltar los buenos datos obtenidos en la provincia de Salamanca, donde en este mismo periodo de tiempo la prevalencia ha disminuido el 50 por ciento, al pasar del 4,3 al 2,1 por ciento.

  

Además, 47 unidades veterinarias de las 103 que se encuentran repartidas por toda la Comunidad no cuentan con explotaciones positivas en tuberculosis bovina, por lo que su prevalencia es cero.

 

TERRITORIO LIBRE DE BRUCELOSIS

  

En cuanto a brucelosis bovina, la prevalencia ha sido del 0,1 por ciento, por lo que la Junta de Castilla y León ha presentado a la Comisión Europea el expediente para la obtención del estatus de 'oficialmente libre' de esta enfermedad en las provincias de Burgos, Soria y Valladolid.

  

Estos resultados tan favorables suponen un impulso y unas garantías sanitarias para la cabaña ganadera de Castilla y León, que la sitúa en unos niveles muy alejados de las comunidades autónomas competidoras en cuanto a producción de carne y ponen de manifiesto "el gran trabajo y la seriedad en sanidad animal de todos los agentes implicados, empezando por el propio sector ganadero", han informado a Europa Press fuentes del Gobierno autonómico.

  

La mejora progresiva en la calificación sanitaria del ganado bovino de Castilla y León implica una mayor facilidad y posibilidad de movimientos comerciales, tanto en el territorio nacional -incluyendo ferias y mercados- como a la hora de realizar exportaciones, así como una disminución en el número de pruebas obligatorias -en estos momentos se requiere la realización de un único saneamiento al año-, y el aumento de las garantías y seguridad alimentaria.

  

El director general de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias ha presentado también los resultados de tuberculosis caprina. En la actualidad, sólo Castilla y León y Murcia mantienen un programa de saneamiento específico para esta cabaña y, a fecha actual, únicamente el 1 por ciento de las explotaciones caprinas ha tenido algún animal positivo.

  

"Estos buenos resultados nos impulsan a seguir trabajando con rigurosidad, en estrecho contacto con el sector, avanzando en flexibilidad de pruebas y restricciones comerciales pero siempre garantizando la sanidad de la cabaña ganadera castellana y leonesa, que es el mejor patrimonio de los propios ganaderos", ha señalado Llorente.