La presidenta de Unicef pide en el Senado que se estudie el impacto de la crisis y los recortes en la infancia

La presidenta del Comité Español de Unicef, Consuelo Crespo, ha pedido en el Senado que se pongan en marcha mecanismos formales para evaluar los impactos de la crisis económica y de las políticas de austeridad en los niños y sus familias, durnate su comparecencia ante la Comisión Especial de Estudio sobre las nuevas formas de exclusión social.
MADRID, 17 (EUROPA PRESS)



Crespo ha señalado que esta es una de las propuestas que se recogen en el informe de la organización para 2012, entre las que también reclama que se ponga a los niños y sus familias en el núcleo de las decisiones políticas que se adopten" y se incorpore "con carácter vinculante" un informe de impacto sobre la infancia en toda la legislación y disposiciones normativas.

Asimismo, ha alertado de que la pobreza en España en estos momentos "tiene rostro de niño" con 2,3 millones de menores de edad pobres que representaban en 2011 un porcentaje del 27,2 por ciento frente al 21,8 de la población en general y ha insistido en que "el precio de no intervenir es muy alto".

Durante su comparecencia ante la Comisión Especial de estudio sobre las nuevas formas de exclusión social como consecuencia del fuerte incremento del desempleo, ha remarcado que esta pobreza ha crecido en casi 300.000 niños desde 2008 y que, desde 2010, son "el grupo de edad más pobre por primera vez desde que se realizan estas estadísticas, superando con mucho a los mayores de 65 años".

"AHORA SON MÁS POBRES"

Según ha destacado, citando el informe de Unicef sobre infancia en España de 2012, los niños en España "son ahora más pobres" pues hay "más niños viviendo en hogares bajo el umbral pobreza, y porque ese umbral de referencia cada vez mas bajo". Además, ha añadido que la pobreza crónica infantil creció un 53 por ciento entre 2007 y 2010 para la población infantil.

Ante estos datos, Crespo ha denunciado que existe "un déficit histórico en las políticas de infancia en España" que, a su juicio, "tiene que ver con un desarrollo como sociedad democrática en el que se ha tenido muy poco en cuenta a los niños como grupo social especialmente vulnerable" y añadido que "en las grandes políticas económicas y sociales, los niños y sus familias han permanecido prácticamente invisibles o a un nivel muy bajo".

Además, ha indicado que "las ayudas monetarias a los niños se restringen o reducen", como ocurre con las becas, provocando un "impacto muy directo" en el derecho de los niños a la educación o a una nutrición adecuada. De hecho, ha precisado que la intervención en España de las administraciones públicas es "tres veces más efectiva en reducir la pobreza en los adultos en edad de trabajar que en los niños".

Respecto a lo coyuntural, Crespo ha subrayado que el desempleo "se ha cebado" con hogares formados por parejas jóvenes con niños pequeños, hasta el punto de que, "entre 2007 y 2010, el número de hogares con niños con todos los adultos sin trabajo se incrementó en un 120 por ciento, mientras que en el total de los hogares se incrementó en un 62 por ciento".

Entre las consecuencias de la pobreza infantil que "ya se están viendo a corto plazo", ha destacado "el crecimiento de la pobreza en las estadísticas, los desahucios que implican a familias con niños, la creciente presencia de niños en comedores sociales y las dificultades con el material escolar en algunos centros educativos".