La preocupación por el paro sigue creciendo entre los españoles

Centro De Investigaciones Sociológicas

El año 2015 cerró con un ligero aumento de la preocupación por el paro, mientras que descendió la que generan tanto la corrupción como la clase política, según se desprende del Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente al último mes del año pasado.

El último estudio del CIS se basa en un total de 2.495 entrevistas personales y domiciliarias realizadas en 256 municipios de 50 provincias entre los días 1 y 11 de diciembre y tiene un margen de error de más/menos 2%.

 

El paro repite como el principal problema nacional al ser citado en el 79,8% de los cuestionarios, 2,3 puntos por encima de su registro de noviembre y apenas cuatro décimas por encima del 79,4% que se anotó en enero de 2015.

 

El segundo puesto es, de nuevo, para la corrupción y el fraude que, no obstante, se queda con un 38,8% de menciones, frente al 40,1% de noviembre y el 55,5% de doce meses antes. Es decir, entre enero y diciembre del año pasado la inquietud que produce este fenómeno descendió 16,7 puntos.

 

Los problemas económicos en general repiten en la tercera plaza, con un 24,2% similar al de principios del año pasado, mientras que en diciembre también bajaron las menciones a la clase política. Aunque continúa figurando como cuarto problema nacional, se queda con un 14,8%, siete puntos menos que en el arranque de 2015.

 

En el quinto lugar de la tabla sigue la sanidad, con un 11,9%, dentro de su media del año, seguida de los problemas sociales en general que siguen su escalada (empezaron el año con un 9,2%) y se anota un nuevo récord al llegar al 11,8%. También ha crecido dos puntos en un año la inquietud por la educación, que marca un 9,7%, 2,5 puntos más que enero del año pasado, y sigue en el séptimo puesto.

 

Tras los atentados yihadistas que tuvieron lugar el 13 de noviembre en París, el terrorismo internacional se ha colado entre los diez principales problemas de España situándose, en concreto, en el octavo puesto, con un 9% de menciones, frente al 0% de alusiones que registra desde noviembre el terrorismo de ETA y las negociaciones con la banda.

 

LA SANIDAD, TERCER PROBLEMA PERSONAL

 

Tampoco hay en el barómetro de diciembre menciones a la Monarquía como un problema (registró un 0,1% en noviembre y había empezado el año con un 0,3%), pero sí las sigue habiendo para los nacionalismos, que se anotan un 3,4% tras lograr un récord del 5,1% el mes anterior en plena resaca de las elecciones catalanas y la activación del proceso soberanista.

 

Como cada mes, el paro encabeza también la lista de problemas personales de los entrevistados, con un 43,8%, seguido de los de índole económica (22,9%), la sanidad (12,6%), la corrupción (10.8%) y la educación (10,4%).

 

Respecto a la situación económica, el barómetro de diciembre vuelve a reflejar que el optimismo se sigue abriendo paso entre los españoles. Así, sigue cayendo el porcentaje de los que la consideran "mala o muy mala", que se quedan en un 62,6%, el más bajo desde el inicio de la crisis, frente al 4,1% que la define como "buena o muy buena".

 

También alcanzan su menor registro los que auguran que la coyuntura económica será peor dentro de un año, el 11,6%, frente al 27,6% que pronostica que mejorará. En diciembre de 2014, ambas posiciones estaban muy igualadas, ya que el 22,5% hacía buen pronóstico y el 21,8% (diez puntos más que ahora) lo hacía malo.

 

Y se registra, asimismo, un nuevo récord en el 23,4% que considera que la economía está ahora mejor que hace un año, frente al 24,1%, que opina lo contrario.

 

En relación con la situación política, en vísperas de las generales el 6% la calificaba de "buena o muy buena", mientras que era descalificada por el 63,1%. Para el 25% era peor que un año antes, frente al 11% que consideraba que había mejorado. Y, con la vista puesta en diciembre de 2016, el 22,8% se mostraba convencido de que será mejor y el 12,3% auguraba que empeorará.