La Pontificia llama a los futuros profesores a crear una escuela para la paz

Las fiestas de la Facultad de Educación en honor de San José de Calasanz, fundador de la primera escuela pública de Europa, se celebran bajo el título 'Urge una Escuela para la Paz', con unas jornadas dedicadas a los profesores presentes y la formación de los futuros 

 
La inauguración de las jornadas 'Urge una Escuela para la Paz', enmarcadas en la Cátedra Extraordinaria 'San José de Calasanz' que cumple su trigesimo quinto año junto con la Facultad de Educación, estuvo esta mañana presidida por la rectora de la Universidad Pontificia, Myriam Cortés. En su discurso, hizo un llamamiento a los profesores de la Facultad "estáis llamados a formar futuros educadores, por lo que tenéis que ser conscientes de que la educación genera libertad, procura la paz y ayuda a conseguir felicidad". 
 
La rectora apuntó que los alumnos de la Facultad deben ser ejemplo de esos valores. Y declaró que "no hay derecho a que la educación no esté al alcance de todos porque no hay paz en su tierra".
 
Myriam Cortes dio paso al decano de la Facultad de Educación, Antonio García Madrid, quien presentó al primer conferenciante José Luis Corzo Toral, padre escolapio y profesor emérito de la Facultad de Teología. Corzo dio a conocer la labor del escolapio italiano Ernesto Balducci y se refirió a la diferencia existente entre 'el maestro' y el 'profeta'. "El maestro es el que da saber sabido, pero el profeta no. El profeta adivina en los ojos de los niños las cosas claras que verán mañana" en palabras de Milani. "Os recomiendo que seáis profetas, no maestros" indicó Corzo Toral a los alumnos presentes.
 
Las jornadas que se desarrollan los días 11 y 12, analizarán desde perspectivas pedagógica, sociológica y periodística los conflictos y soluciones para promover la paz desde la educación. 
 
El periodista y fotógrafo de ABC, Luis de Vega, destacó la importancia de los medios de comunicación y la educación para  la democracia y cómo a menudo los conflictos armados, y no solo ellos sino las situaciones de crisis, llevan a que los medios de comunicación y la educación se conviertan en armas. "En las zonas donde hay pobreza o de conflicto las personas se centran en la supervivencia y las necesidades más básicas, lo que en principio para nosotros es fundamental pasa a ser secundario para ellos". Luis de Vega explicó gracias a sus viajes a Haití, Marruecos, Libia, Guinea Bissau, Mali, Palestina, ejemplos en los que se utilizaba como arma la educación. También hay países como Filipinas en los que "después de las catastrofes naturales, una de las primeras prioridades es recuperar el sistema educativo porque es el futuro del país" explicaba de Vega. 

Mañana 12 de noviembre las jornadas se trasladan al Campus Francisco Suárez (edificio Luis Vives) y se presentarán ejemplos reales de talleres aplicativos de educación con el objetivo de 'Educar para la Paz'.