La Policía Nacional detiene en Ávila a dos jóvenes acusados de robo en domicilios y tráfico de droga

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos jóvenes en Ávila como presuntos autores de sendos robos en dos viviendas ocurridos durante los primeros días de 2014 y tráfico de drogas. Al parecer los detenidos vendían los artículos sustraídos para comprar las sustancias con las que posteriormente comerciaban

La investigación se inició a raíz de la denuncias interpuestas por dos ciudadanas que referían haber sufrido robos en sus domicilios de la capital abulense. En el primero de ellos, los presuntos ladrones se habían apoderado de material informático y electrónico, varías joyas y dinero en efectivo, mientras que en el segundo de los robos los intrusos se adueñaron de alhajas de distinto valor y dinero en metálico.

 

En la posterior inspección ocular realizada en el primero de los domicilios, los agentes de la Brigada Provincial de Policía Científica obtuvieron varios indicios que en apenas veinticuatro horas permitieron conocer la identidad de uno de los presuntos responsables del robo, identificado como R. E. M, de 18 años.

 

Pocos días después de perpetrado el último de estos robos, agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana observaron en una céntrica calle de Ávila a un individuo que, ante la presencia de los policías, intentó ocultarse entre dos vehículos evitando ser visto. Los funcionarios procedieron a identificarle y verificaron que este individuo supuestamente había sido uno de los ladrones del primero de los robos como había constatado Policía Científica.

 

Además, entre sus pertenencias, portaba varias joyas cuya procedencia no supo explicar y que, en gestiones posteriores, se comprobó que procedían del segundo de los robos.

 

A partir de este momento, los agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial se hicieron cargo de las pesquisas y rápidamente identificaron al otro cómplice, de 21 años, con el que presuntamente pudo asaltar esas viviendas. Supuestamente, una vez vendían los efectos sustraídos compraban la sustancia estupefaciente con la que posteriormente comerciaban.

 

Con el preceptivo mandamiento judicial y ante la sospecha de que en sus domicilios pudieran almacenar algunos de los efectos sustraídos, los agentes procedieron a llevar a cabo la entrada y registro en las viviendas de los principales responsables.

 

Como resultado de esta operación policial los agentes intervinieron varias joyas, dinero en efectivo y distintas cantidades de sustancia estupefaciente presuntamente destinadas al tráfico, entre ellas 9 gramos de cocaína, 447 gramos de hachís y 580 gramos de marihuana.

 

Asimismo, tenían en una de las viviendas varios útiles para la manipulación y el pesaje de la droga como básculas de precisión y un rollo de cable para preparar las dosis. De hecho, parte de las sustancias intervenidas ya se encontraban perfectamente dispuestas para su distribución.