La Policía Local de Salamanca mejora sus conocimientos de idiomas gracias a intercambios lingüísticos con estudiantes

Policías Locales en clases de idiomas
La Policía Turística de Salamanca, que forma parte de la Policía Local y que patrulla desde la Semana Santa el casco histórico en bicicleta, participa en un intercambio lingüístico con estudiantes de escuelas de Salamanca Ciudad del Español para mejorar la atención al turista extranjero.



SALAMANCA, 9 (EUROPA PRESS)



Con esta formación, que se lleva a cabo durante dos días, 9 y 10 de abril, se pretende que los agentes "sigan adquiriendo conocimientos que les permitan comunicarse con un extranjero angloparlante, independientemente de su nacionalidad".

Esta actividad contempla contenidos "eminentemente prácticos", adaptados a situaciones reales, a través de clases interactivas, con ejercicios prácticos, ha indicado el Ayuntamiento de Salamanca.

Además, se incide en el aprendizaje de conceptos básicos, prestando "especial atención" a su significado y a su pronunciación. Además se hace entrega de material didáctico, diccionarios y glosarios.

Desde Semana Santa, la Policía Turística recorre el casco histórico de la ciudad en bicicleta "facilitando información personalizada a los visitantes y vecinos de Salamanca".

Esta policía ciudadana trata de "reforzar la atención a los ciudadanos y dotar de presencia policial continuada a la zona monumenta". Además, ha nacido con el propósito de "mejorar la coordinación con los agentes turísticos de la ciudad, como la Oficina de Turismo, guías, hoteles, colegios de Español para extranjeros, Universidades y oferta cultural, tanto municipal como de otras instituciones que fomenten la llegada de visitantes a Salamanca".

PATRULLA EN BICICLETA

Este grupo de policía ciudadana está integrado por un subinspector, un oficial y once agentes. Junto a las trece bicicletas que les ayudan a patrullar la zona monumental, carriles bici, parques y zonas peatonales en general de abril a octubre, y cuando la climatología lo permita los meses de invierno, la Policía Turística refuerza sus efectivos "ocasionalmente" con un furgón que sirve también como oficina de atención al turista y se estacionará en lugares emblemáticos del casco Histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En la selección de los agentes se ha valorado su conocimiento de lenguas extranjeras, formación que han reforzado en las últimas fechas recibiendo nuevas clases, su buena forma física, y práctica y manejo de la bicicleta, además de su compromiso con la atención a los visitantes de la ciudad y a la promoción turística de la misma.