La Policía Judicial mantiene el cordón y busca indicios en la vivienda del párroco de Celanova hallado muerto

Una religiosa comprobará cuando termine la inspección en la casa si la imagen minúscula de la Virxe do Cristal sigue en su "escondite".

Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil mantienen el cordón para impedir el acceso a la casa rectoral de Vilanova dos Infantes, en el municipio ouresano de Celanova, en la que fue hallado el cuerpo sin vida del párroco, Adolfo Enríquez, por un vecino y un hermano que lo echaron en falta, mientras se espera el resultado de la autopsia.


El alcalde de Celanova, José Luis Ferro, ha manifestado su intención de "mantener el respeto por las pesquisas de los investigadores". Únicamente ha señalado que la investigación sigue abierta, pues los agentes volvieron a la vivienda del párroco a primera hora de la mañana, y se prevé, según ha dicho, que lo hagan durante toda la mañana de este jueves.

"La autopsia la están haciendo en este momento y será importante para conocer las circunstancias de la muerte", ha destacado el regidor y ha recordado que el vecino que dio la alerta a la Guardia Civil, lo hizo porque se encontró el piso superior de la casa, revuelto -el destinado a vivienda- y en el bajo, el cuerpo del párroco, en un espacio destinado a pajar.

Según los resultados iniciales, el Ayuntamiento estudiará la declaración de luto oficial por tratarse de un párroco "muy, muy querido en toda la comarca, por su bondad y disposición a atender siempre a los más necesitados" desde hace 44 años, según Ferro.

FUNERAL EN EL SANTUARIO

Por su parte, el párroco de Celanova desde hace 42 años, César Iglesias, ha comentado a Europa Press que el hermano de Adolfo Enríquez y un vecino encontraron el cuerpo del fallecido acostado boca abajo, dentro del espacio del pajar, cerrado por fuera con cerrojo.

Iglesias ha confirmado, además, que él entrará a la vivienda con una religiosa franciscana del Divino Maestro, en cuanto los agentes de la Guardia Civil se lo permitan tras el registro, para "comprobar si la imagen diminuta de la Virxe do Cristal sigue en su escondite secreto", que sólo la religiosa conoce por habérselo dicho el párroco fallecido.

ROBO

Fuentes próximas a la investigación confirmaron a Europa Press que se baraja la hipótesis de un homicidio motivado por robo, aunque se esperan los resultados de la autopsia para determinar si existe algún golpe en la cabeza y qué lo motivó.

El funeral por el expárroco se celebrará a las 12,00 de este viernes día 13 de marzo, en el santuario de la Virxe do Cristal. "Se prevé que sea multitudinario por lo que la misa será en el exterior, y luego el entierro donde él siempre quiso, en el cementerio de Vilanova dos Infantes, al lado de su casa", ha señalado Iglesias.