La Policía francesa descubre una red islamista "extremadamente peligrosa"

Las autoridades han encontrado armas y material para la fabricación de bombas en la localidad de Torcy, al este de París
La Policía francesa ha hallado armas y material para la fabricación de bombas en la localidad de Torcy, en el departamente de Sena y Marne (al este de París), y ha descubierto la posible existencia de una red islamista "extremadamente peligrosa", según ha informado este miércoles el fiscal de París, François Molins.

La célula islamista fue desmantelada este pasado sábado, tras lo cual fueron detenidas doce personas --nueve en Torcy y otras tres en el sureste de Francia-- para su interrogatorio. Los registros efectuados por la Policía en la noche del martes al miércoles han permitido el hallazgo de un "verdadero arsenal" en un aparcamiento de la ciudad, según ha informado la TF1.

En rueda de prensa, el fiscal de París ha anunciado este miércoles la prolongación en 24 horas del arresto de las doce personas supuestamente vinculada con la célula islamista, con lo que se superarán las 96 horas previstas para casos de terrorismo.

"Nos enfrentamos claramente a una red terrorista extremadamente peligrosa", explicó Molins. "Es fundamental que se prolongue su detención", añadió. La decisión se basa en el artículo 706-88-1 del código penal, que permite la prolongación en 24 horas del arresto "cuando existe un riesgo serio de inminencia de un ataque terrorista". "Es la segunda vez que estas disposiciones se aplican en Francia desde 2006", precisó el fiscal.

Según TF1, nueve de los detenidos en Torcy podrían haber participado el pasado 19 de septiembre en el ataque con granadas efectuado contra una tienda de comestibles 'kosher' en Sarcelles, a una media hora en carretera, en el que resultó herida una persona. No obstante, el centro neurálgico de este grupo podría ser Cannes (sureste), donde fueron detenidos otros tres hombres que, al igual que los otros nueve, han sido trasladados a la región de París.

El presunto líder del grupo, Jérémie Louis-Sidney, de 33 años, murió a manos de la Policía durante su detención, el pasado sábado en Estrasburgo (noreste). Las huellas digitales de Louis-Sidney --quien era natural del departamento de Sena y Marne-- aparecieron en la granada lanzada contra la tienda de comestibles judía.