La Policía desarticula un clan familiar en Alicante dedicado al narcotráfico que vivía con toda clase de lujos

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un clan familiar de seis miembros, que tienen entre 23 y 48 años, dedicado al narcotráfico en las localidades alicantinas de Sax, Elda y Monforte del Cid, según ha informado Jefatura en un comunicado.

Los seis detenidos están imputados por presuntos delitos contra la salud pública, tenencia ilícita de armas y pertenencia a organización criminal. La Policía abrió una investigación hace cinco meses, tras tener conocimiento de la existencia de un clan familiar, que residiría en un chalet ubicado en el término alicantino de Sax, con toda clase de lujos, y cuyos miembros presuntamente se dedicaban al tráfico de estupefacientes, suministrando droga a traficantes de nivel medio de la provincia de Alicante.
 

Tras meses de investigación, seguimientos y gestiones practicadas, los agentes averiguaron que el jefe de la organización, el cual no realizaba actividad laboral alguna y llevaba un alto nivel de vida, era el encargado, junto a su hijo, de comprar la sustancia, para su posterior manipulación y distribución, utilizando para ello un laboratorio clandestino en uno de los domicilios, y de un vehículo de alta gama donde escondía la sustancia en los traslados hasta los compradores.
 

El pasado día 11 de julio, se inició un dispositivo en torno al principal investigado, al que finalmente se le detuvo junto a su hijo. Posteriormente, se practicó la entrada y registro del domicilio de su hijo, en la localidad de Sax, y se intervino un revólver de la marca Astra del calibre 38 Especial, con 23 cartuchos y listo para ser usado, una pistola marca Start con cargador y 24 cartuchos, diverso material informático y cerca de 3.000 euros en efectivo.
 

Simultáneamente, se practicó un registro en un piso franco ubicado en la localidad alicantina de Monforte del Cid, el cual utilizaban como laboratorio para manipular y adulterar la cocaína. Se intervinieron cerca de 2.800 kilogramos de cocaína de gran pureza, precursores y diferentes productos químicos, nueve Kilogramos de cogollos de marihuana lista para su distribución, una prensa con varios moldes, tres básculas, una batidora, una picadora y diversos productos químicos.
 

En otro domicilio de Elda y propiedad de una de los miembros de este clan familiar, se intervinieron cerca de siete gramos de cocaína, así como una balanza de precisión y diverso material para la distribución de sustancia estupefaciente.
 

El día 15, se practicó la última entrada y registro en el domicilio del jefe de la organización, una lujosa finca situada en la localidad de Sax, con pista multideporte, parque infantil, piscina, caballerizas con cuatro caballos de raza, tentadero y un chalet de más de 300 metros cuadrados, donde se localizó una pistola semiautomática marca HK, de 9 mm, la cual se encontraba municionada y con un cartucho en recámara, lista para hacer uso, junto a otro cargador municionado y más de 100 cartuchos del mismo calibre, un cuchillo de uso militar, unos grilletes y una defensa policial.
 

También se localizó una máquina de contar billetes y más de 2.100 euros en efectivo. En la finca había una plantación con más de 20 plantas de marihuana y disponía de una zona en la que se realizaba el secado de las plantas, así como el cultivo 'indoor', utilizando lámparas, humificadores, extractores y sistema de riego programado.
 

En la misma finca se encontraba aparcado uno de los vehículos de alta gama utilizado por el Jefe de la Organización, un Audi Q7, en el que se localizó un compartimento camuflado, situado entre el para golpes delantero y el radiador, para esconder la droga en los trayectos, una vez comprada.

 

MÁS DE 200.0000 EUROS
 

La cocaína intervenida, antes de su manipulación y corte, alcanzaría en el mercado ilícito un valor superior a los 160.000 euros y los nueve kilos de cogollos de marihuana alcanzarían un valor de más de 42.000 euros.
 

Además de las múltiples medidas de seguridad adoptadas por los miembros de la organización para evitar ser detectados por parte de la Policía, la finca contaba con un sistema de video vigilancia, que permitía controlar tanto el interior como el perímetro de la finca desde varias pantallas de televisión que había en el chalet.
 

Con esta operación policial se ha logrado desarticular un poderoso clan familiar que durante años ha abastecido de sustancia estupefaciente a otros traficantes de la provincia de Alicante. El juzgado de Instrucción que lleva el caso ha acordado prisión preventiva en el centro Penitenciario de Villena para todos los detenidos. La operación ha sido llevada a cabo por funcionarios del Grupo de Estupefacientes de la Brigada de Policía Judicial de Elda-Petrel.