La pintura “una forma de no pensar”

Enrique se estrena como pintor en el Palacio de Polentinos en Ávila, por lo menos en cuanto a exponer sus obras, ya que siempre se ha dedicado a la arquitectura. Pero la falta de trabajo le devolvió a una pasión de joven, ya que le ayudaba a no pensar

En la muestra podremos ver dibujos, acuarelas, pintura con espátula o plumillas, mucho color y tanto formas abstractas como realismo puro.  O alguna innovación como un cuadro realizado sobre un papiro egipcio, con tinta china y con fondo visible.

Por las mañanas trabaja como arquitecto municipal en la localidad malagueña de Álora y por las tardes se pasa horas y horas pintando, “para no pensar”.

 

Le ha sorprendido mucho el espacio donde está su obra “me ha dejado con la boca abierta porque no lo conocía”.

Podremos contemplar 71 piezas realizadas en los últimos dos años, “puede haber alguna pieza de hace cinco, pero no más antiguas”. Le gusta pintar con rapidez, “sin detenimiento porque le da un toque diferente”.

 

Siempre ha pintado, desde pequeño es algo que ha heredado de su padre, “en la carrera pintaba por obligación y lo deje un poco cuando termine, pero he vuelto a una de mis pasiones por la crisis y la falta de trabajo”.

 

Le dedica muchas horas al día “porque me divierte y entretiene”, y ahora espera ver el resultado de la muestra para hacer otra, ¿o no, quién sabe?”.

Horario los días de diario de 9 a 14:30 y de 16:30 a 19 horas. Y los fines de semana de 10 a 14:30 y de 17 a 19 horas.

 

El pintor malagueño Enrique García-Pascual expone sus obras en Ávila desde 28 de junio al 20 de julio.