La palentina Elena Anaya, en la carrera por el Goya a mejor actriz

La actriz palentina podría conseguir su segunda estatuilla en la categoría de la Mejor Interpretación Femenina Protagonista por su papel en 'Todos están muertos'.

La Academia de las artes y las ciencias Cinematográficas de España ha dado a conocer los nombres de los nominados a los próximos premios Goya. Entre ellas, la actriz palentina Elena Anaya que podría conseguir sus segunta estatuilla a la Mejor Interpretación Femenina Protagonista por la película 'Todos están muertos'. Por este galardón competirá con  Bárbara Lennie (Magical girl), María León (Marsella) y Macarena Gómez (Musarañas).

 

Elena Anaya afirmó ayer, según recoge Europa Press, que lograr el galardón este año «está muy reñido» y ve «sinceramente muy difícil» ser la ganadora en esta categoría. «Para mí, el premio ya es hacer la película, espero que estar entre los trabajos elegidos sirva para dar un empujoncito», aseveró la actriz en una rueda de prensa a la conclusión del acto en el que se dieron  a conocer las candidaturas definitivas. Anaya, que ya ha estado nominada como mejor actriz principal en otras dos ocasiones y logró el premio con La piel que habito,  aseguró no diferenciar las anteriores ocasiones de ésta. «No tengo hijos pero es como si te preguntan quién te hace más ilusión, si el primero o el segundo», bromeó.

 

En relación a si esperaba la nominación, la actriz reconoció que «siempre sueñas y ves otras quinielas, pero los Goya son los Goya». Anaya explicó que recibió la noticia junto a su familia, «bebiendo tequila y brindando por todos: solo hay que acordarse de las cosas bonitas».

 

Por su parte, la directora de la película, Beatriz Sanchís,  mostró su «esperanza» de que este trabajo se vea reforzado en la taquilla con la nominación. «Son películas diferentes con temas que quizás no se han tratado otras veces y eso las hace más atractivas», apuntó.

 

 

Todos están muertos es una  coproducción hispanomexicana que la actriz palentina presentó con éxito y no pocas alabanzas a su interpretación en el pasado Festival de Cine de Málaga. Lupe (Elena Anaya) vive encerrada en su casa, presa de una brutal agorafobia. Viéndola en bata y zapatillas, dependiendo para todo de su madre y con un hijo adolescente que la detesta, nadie diría que en los 80 fue una estrella de rock.