La oposición toma el mando en Venezuela en unas elecciones históricas

El partido de Nicolás Maduro se queda con 46 diputados por los 99 del partido opositor. El sucesor de Chávez reconoce la dura derrota.

Las elecciones parlamentarias de este domingo en Venezuela, las más importantes de los últimos años, han acabado con una contundente victoria para la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que, pese a que comenzó celebrando los resultados antes de conocerlos oficialmente, ha conseguido hacerse con la mayoría de la Asamblea Nacional.

 

Después de varias horas de nerviosismo, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, anunciaba las cifras oficiales del primer recuento: 99 diputados para la MUD, frente a los 46 del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), un resultado que pone fin de manera contundente a la hegemonía 'chavista' en la Asamblea venezolana.

 

Con una participación "extraordinaria" del 74,25 por ciento, los venezolanos han decidido en esta ocasión abrir la puerta de la Asamblea a la oposición, un primer paso que podría precipitar el fin del dominio rojo también en el Palacio de Miraflores.

 

Lucena, que ha felicitado al pueblo por haber celebrado una "gran jornada electoral" en el país, ha pronunciado también unas palabras dirigidas a los que "han perdido", a los que ha felicitado, antes de hacer saber a quién se refería, por participar en el proceso democrático.

 

Instantes después de conocer los resultados, Maduro ha reconocido su derrota y ha aceptado los "resultados adversos". "En todas las circunstancias hemos sabido reconocer los resultados. Resultados favorables y adversos (...) y siempre hemos confiado en nuestro poder electoral y, sobre todo en la voluntad de ustedes", ha afirmado.

 

"Viendo estos resultados, hemos venido con nuestra moral y nuestra ética a reconocer y a aceptar estos resultados adversos y a decirle a nuestra Venezuela que la Constitución ha triunfado", ha reconocido el mandatario.

 

A UN ESCAÑO DE LA MAYORÍA CUALIFICADA

 

La euforia de la oposición no se ha hecho esperar después de conocer que no sólo han superado la barrera de la mayoría simple (84 diputados) sino que se ha acercado a la mayoría cualificada (más de 100 escaños), con la que se podría proponer y aprobar una moción de censura contra el vicepresidente y los ministros. No obstante, todavía quedan por adjudicar un total de 22 escaños --17 nominales, dos por lista y tres indígenas--.

 

Lo que sí podrá hacer la coalición de la hasta ahora oposición será aprobar algunas leyes, entre ellas una amnistía que permita la liberación de los "presos políticos" como Leopoldo López.

 

La esposa de López, Lilian Tintori, que desde antes de conocer los resultados ya se había lanzado a celebrar la victoria en las redes sociales, ha recordado tras conocer los datos oficiales las palabras que pronunció su marido y con las que aseguraba que las "esposas" se las iba a quitar "el pueblo venezolano".

 

Efectivamente, lo que comenzó con una ola de ilusión sin precedentes en las calles del país latinoamericano tras un largo ciclo de apatía opositora se ha convertido ahora en una esperanza de cara a un posible cambio en el país.

 

El líder de la oposición Henrique Capriles reaccionó enseguida, al igual que muchos de sus compañeros, a la derrota del 'chavismo', y reiteró que "humildad, madurez y serenidad" forman parte del camino hacia el cambio. "¡Ganamos Venezuela!", afirmó, antes de advertir de que "nadie abandona a esos diputados que aún no anunciaron".

 

En el mismo sentido se expresó Julio Borges, coordinador del Partido Primero Justicia, quien ha afirmado que "Venezuela quería un cambio y ese cambio empezó". Tanto él como muchos otros miembros de la oposición han agradecido al pueblo venezolano su participación en unas elecciones que se han celebrado sin apenas incidentes.